• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Cómo cocinar para una buena alimentación

Niños comiendo un plato de pasta
24/04/2019

Entendemos por una alimentación saludable aquella que contiene alimentos variados en sus cantidades óptimas, dando mayor importancia a la fruta y la verdura, los cereales integrales, las legumbres, los frutos secos, los lácteos, el pescado, etc. Cuando hablamos de una buena alimentación pensamos en los alimentos que comemos, pero no acostumbramos a pensar en la importancia de cómo los transformamos, cómo los cocinamos. La manera y los hábitos que tenemos a la hora de cocinar también son determinantes.

En la Fundación Alícia tenemos una herramienta esencial para promover hábitos saludables: “la pirámide de las cuatro caras”. A través de ésta, podemos aprender qué tener en cuenta en nuestro día a día para un buen estilo de vida. De las diferentes caras, hoy nos centramos en la cara de ¿Cómo cocinas?, donde se muestran las diferentes técnicas de cocción que podemos utilizar y con qué frecuencia:

 

En la base, encontramos las maneras de cocinar de uso diario o que deberían formar parte de nuestra rutina: elaboraciones en crudo como ensaladas o macedonias, cocciones al vapor, hervidos, al microondas, al papillote o al horno. A medida que se va estrechando la pirámide encontramos esas técnicas de cocción que deberían ser más ocasionales, ya que suelen contener más grasas y ser menos ligeras, como cocidos con su panceta, chorizo, morcilla, etc, elaboraciones con muchas salsas, fritos, rebozados…

Según recomienda la Agencias de Salud Pública de Catalunya en su guía “La alimentación saludable en la etapa escolar”, es conveniente que las formas de cocción de los alimentos sean variadas para enriquecer el proceso de aprendizaje y aceptación de nuevos platos en los más pequeños, así como para adecuar la digestibilidad de cada comida. Procurando una buena variedad, tanto de alimentos como de tipo de preparaciones y presentaciones, lograremos favorecer el crecimiento y el desarrollo de los niños, así como el proceso de aprendizaje de hábitos y de diversificación alimentaria, y ayudarles a identificar la comida y su entorno como un proceso agradable y satisfactorio.

Para aplicar bien estas recomendaciones, primero tenemos que ¡ponernos manos en la masa! Es decir, entrar en la cocina para aprender cuál es el mejor procedimiento para cada una de las cocciones. Cuanto mejor sepamos cómo cocinar, conseguiremos elaboraciones más sabrosas y ricas sin necesidad de añadir más grasas, azúcares o sal de lo necesario. Para ello, a continuación, os proponemos que consultéis las siguientes publicaciones, donde se explican consejos y trucos para cada una de las principales técnicas, y así, hacer de vuestros platos una delicia:

  • Cómo cocinar al microondas.
  • Cómo cocinar al vapor.
  • Cómo cocinar al horno.
  • Cómo cocinar alimentos hervidos o escaldados.
  • Cómo cocinar a la plancha.
  • Cómo cocinar frituras y rebozados.
  • Cómo cocinar guisos y/o en olla exprés.
  • Cómo cocinar marinados y macerados.

Artículo elaborado por: 

Fundación Alicia

Comparte