• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Evita riesgos: protege a tus hijos de la radiación solar

17/07/2012

Los niños pequeños son mucho más sensibles a las radiaciones solares, por lo cual los padres deben extremar las precauciones cuando sus hijos jueguen al aire libre durante los meses de verano.

Los rayos del sol producen radiaciones lumínicas (luz), infrarrojas (calor) y ultravioletas. Los rayos ultravioleta pueden ser de dos tipos: los rayos UVA, que producen el bronceado al estimular la producción de melanina, y los rayos UVB, que causan las quemaduras de sol. Si se toman con precaución son beneficiosos, ya que tienen acción antidepresiva, ayudan a la producción de vitamina D y son muy útiles en dolencias como la psoriasis o el acné.

Sin embargo, su exceso es dañino, ya que puede provocar un golpe de calor, deshidratación y, a la larga, cáncer de piel. Los efectos nocivos son más graves en los niños pequeños y, por eso, antes de la llegada del verano hay que hacer un repaso de las medidas preventivas.

La mayor actividad al aire libre durante las vacaciones estivales hace que deba protegerse a los niños con fotoprotectores adecuados y con gorros, gafas e incluso camisetas o ropa holgada. Las cremas o lociones con filtro solar que se empleen deberán ser siempre resistentes al agua (y si no fuera así, se aplicarán repetidamente), con un factor de protección 15 o superior.

A los bebés hay que mantenerlos alejados de la luz solar directa. Los menores de 6 meses no se adaptan bien a las variaciones térmicas aunque se hayan protegido del sol con sombrillas. La mejor protección es mantener a los niños en la sombra. Es importante utilizar ropa que cubra buena parte del cuerpo, preferiblemente de colores claros (los colores oscuros protegen más de los rayos ultravioleta pero absorben más calor), y no ajustada.

Debe prestarse especial atención a los niños que presenten alguna de las siguientes características:

  • Piel muy blanca (se queman con facilidad y casi nunca se ponen morenos), generalmente rubios o pelirrojos.
  • Antecedentes familiares de cáncer de piel.
  • Historia de exposición frecuente al sol en los primeros años de vida.
  • Lunares "raros" (nevus) o en gran número, o piel pecosa.

Si vais a pasar un día de playa o de campo, los niños deben de ponerse la camiseta y los pantalones durante la mayor parte del tiempo aunque estén jugando a la sombra. Hay que tener en cuenta que la ropa no evita totalmente el paso de las radiaciones solares, por lo que sigue siendo imprescindible utilizar cremas de protección solar.

Los días nublados o aireados dan la falsa impresión de menor irradiación; aunque el sol se oculte tras las nubes, el 90% del UV las atraviesan. Hay que evitar la exposición al sol principalmente entre las 10 y las 16 horas.

La exposición debe ser progresiva, especialmente durante los primeros días, ya que la piel aún no está acostumbrada. Durante esta primera fase se deben utilizar las cremas fotoprotectoras con los factores más elevados y de pantalla física. En el caso de los más pequeños, este factor no debe ser nunca inferior a 30 y durante los primeros días incluso se deben utilizar los de “pantalla total”. El fotoprotector se debe aplicar en casa sobre la piel limpia y seca unos 30 minutos antes de la exposición al sol.

Como los bebés son especialmente sensibles a las altas temperaturas y a las radiaciones ultravioleta, hay que proteger tanto su cabeza como los ojos. Así mismo, los lactantes y niños de menos de 6 meses NO deben exponerse al sol nunca. Hay que situarlos siempre a la sombra y utilizar protección solar adecuada, con cremas especiales para bebés, en la piel no cubierta por la ropa, ya que la sombra por sí sola no elimina totalmente la exposición a los rayos solares.

En la Agencia Estatal de Meteorología puedes consultar cuál es el índice de radiación ultravioleta en cada parte del territorio.

 

Referencias bibliográficas:

Soy un pesado... cuidado con el sol. Reflexiones de un Pediatra Curtido. 2011 [acceso 16 de julio de 2012]. 

Protección solar. Asociación Española de Pediatría. 2012 [acceso16 de julio de 2012].

Comparte