• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Que no se queden con dudas, háblales sobre la menstruación

31/10/2013

La llegada de la menstruación marca un antes y un después en la vida de cualquier niña.

El papel de los padres es crucial, proporcionándoles no solo información, sino también consejos y apoyo antes de que llegue el día de la primera menstruación. 

La pubertad de nuestros hijos está marcada por una serie de cambios físicos que, en el caso de las niñas, culmina con la llegada del primer período, que suele producirse entre los doce y los trece años de edad. Se trata de un hecho trascendental en la vida de cualquier niña, y también de sus padres. Por ello, es importante haber informado y aconsejado a nuestras hijas antes de la llegada de la primera menstruación.

Cualquier niño debe ser consciente de los cambios que su cuerpo va a sufrir durante la pubertad antes de que estos sucedan. En el caso de las niñas, el desarrollo de los senos suele ser el primer cambio que experimentan en la pubertad, seguido del aumento de estatura y del crecimiento del vello pubiano.

Se calcula que aproximadamente dos años y medio después del inicio del desarrollo mamario llega el primer período. Si, en caso contrario, una joven no menstrua pasados los tres años después de la aparición de los primeros signos de la pubertad o ya cumplidos los 15 años, debería acudir al médico.

Este procedimiento de aprendizaje del propio cuerpo comienza desde bien pequeños, cuando los niños ya empiezan a hacerse preguntas sobre su anatomía. Es importante que los padres sean sinceros en sus respuestas, aunque la especificidad de estas se debe adaptar a la edad y al nivel de madurez del niño.

Siguiendo esta línea, es recomendable evitar hacer un discurso sobre la menstruación, sino más bien ir introduciendo el tema en diferentes conversaciones desde la infancia.

Así, llegado el momento, tanto niñas como niños tratarán el tema de manera natural y no como algo inesperado. Por ello, es importante que los padres den a la menstruación una connotación positiva, para que así las niñas reciban el período con positividad, y no como un impedimento que interfiere en su vida diaria.

De la misma manera, si los padres son sinceros sobre el tema desde el principio pueden evitar que los niños se confundan y reciban información errónea, ya que es habitual que los compañeros de clase hablen sobre ello, no siempre de forma verídica. Transmitir la información correcta sobre la menstruación es determinante. Por ejemplo, las niñas deben saber que pueden quedarse embarazadas incluso antes de tener su primer período (ya que, en ocasiones, la ovulación puede empezar justo antes de la primera menstruación) y es responsabilidad de los padres transmitir esta información.

Por ello, es fundamental que los padres se documenten sobre el tema y sepan responder correctamente cualquier duda que puedan tener los hijos. En este enlace se exponen las preguntas más habituales que los niños suelen tener en estos casos, cuyas respuestas pueden servir como fuente de información correcta para los padres.

También es importante que antes de la primera menstruación, las niñas se hayan familiarizado con los artículos de higiene íntima femenina, y sean conscientes de todo lo que el período conlleva, sabiendo que en ocasiones puede ser doloroso.

Si te cuesta entablar este tipo de conversaciones con tu hija, debes encontrar la manera de propiciar el tema, siempre de manera natural; por ejemplo, puedes hablarle del tema cuando estéis en el supermercado y paséis por el pasillo de artículos de higiene femenina, cuando veáis un anuncio en televisión sobre algún artículo relacionado con la menstruación, o introducir la conversación aprovechando una visita al médico.

Buscar libros o vídeos didácticos sobre el tema y pedir consejo al médico de familia y a los profesores de las clases de educación sexual que los niños reciben en la escuela pueden ser de gran ayuda para encontrar mecanismos con los que desenvolverse y transmitir la información adecuada a los hijos.

Referencias bibliográficas:

Cómo hablar con sus hijos sobre la menstruación. KidsHealth, 2011 [acceso: 14 de octubre de 2013].

Cosas de chicas. Familia y Salud, 2013 [acceso: 14 de octubre de 2013]. 

Comparte