Qué necesitas saber sobre el cambio de peso durante el embarazo

04/01/2022

Durante el embarazo se producen una serie de cambios en el cuerpo para favorecer el correcto crecimiento del feto. 

El incremento de peso durante el embarazo se debe a diferentes factores entre los cuales encontramos la composición corporal de la mujer, el peso del feto en crecimiento, de la placenta y del líquido amniótico.

En 2009, el Institute of Medicine (IOM) publicó la nueva guía sobre el aumento ponderal óptimo durante la gestación basado en el índice de masa corporal (IMC) pregestacional. 

El objetivo de estas recomendaciones es reducir el riesgo de bebés grandes o por el contrario pequeños para la edad gestacional, partos pretérmino y retención de peso postparto.

El índice de masa corporal (IMC) es una razón matemática que asocia la masa y la talla de un individuo. [IMC = Peso / Altura X Altura]

Consulta la siguiente tabla* con las recomendaciones de IMC tanto para gestación única como gestación gemelar:

Recomendaciones para gestación única Recomendaciones para gestación única Recomendaciones para gestación gemelar Recomendaciones para gestación gemelar
IMC pregestacional Aumento de peso   durante el embarazo IMC pregestacional Aumento de peso  durante el embarazo
< 18.5 (bajo peso) 12.7 – 18.1 Kg < 18.5 (bajo peso) - *
18.5 – 24.9 (peso normal) 11.3 – 15.8 Kg 18.5 – 24.9 (peso normal) 16.8 – 24.5 Kg
25 – 29.9 (sobrepeso) 6.8 – 11.3 Kg 25 – 29.9 (sobrepeso) 14.1 – 22.7 Kg
≥ 30 (obesidad) 5 – 9.1 Kg ≥ 30 (obesidad) 11.3 – 19.1 Kg

* El Institute of Medicine no aporta recomendaciones para bajo peso en gestación gemelar, en algunos artículos recomiendan un incremento ponderal de 22.6 – 28.1 Kg.

** No hay datos para gestaciones múltiples. 

Lo más recomendable es un incremento de peso gradual durante el transcurso del embarazo, por lo tanto es preferible un aumento lento y constante del peso a partir de las 13 semanas de gestación. 

A pesar de dichas recomendaciones, se ha observado que gestantes con sobrepeso con una menor ganancia ponderal presentaban resultados perinatales y postnatales similares a aquellas que alcanzaban el rango recomendado por el IOM. 

En mujeres con obesidad, hay controversia ya que varios estudios consideran que las recomendaciones del IOM son muy estrictas, sobretodo para gestantes con obesidad severa, en cambio otros estudios recomendarían limitaciones más restrictivas. Esto se debe a que la guía del IOM no diferencia entre la obesidad tipo 1 (IMC 30-34.9), tipo 2 (IMC 35-39.9) y tipo 3 (IMC ≥40).

Para conseguir estos objetivos es importante realizar una dieta equilibrada rica en vegetales y fruta, evitando azucares refinados (refrescos, bollería, etc.) y frituras.  

En la mayoría de los casos, en el primer trimestre no es necesaria una dieta con extra de calorías, mientras que en el segundo trimestre, se aconseja una ingesta de 340 calorías adicionales diarias y de 450 calorías durante el tercer trimestre aproximadamente, dependiendo del IMC pregestacional. 

El ejercicio físico es fundamental durante el embarazo y las guías recomiendan 150 minutos de actividad física aeróbica por semana, como caminar o nadar.

Por lo tanto, a pesar de que se necesitará una dieta con mayor aporte de calorías, no es necesario “comer por dos” ya que un excesivo aumento de peso puede contribuir a complicaciones tanto a corto como largo plazo para la salud de la mujer y del bebé, especialmente en aquellas mujeres con sobrepeso u obesidad.

Se ha demostrado que mujeres con sobrepeso u obesidad tienen mayor riesgo de desarrollar diabetes gestacional y estados hipertensivos durante el embarazo. Además hay evidencia que apoya la asociación entre el sobrepeso u obesidad pregestacional con un mayor peso del bebé, lo que aumenta la probabilidad de cesárea. Por estos motivos, se aconseja obtener un IMC óptimo antes de quedarse embarazada.

Ante cualquier duda, inquietud o en caso de aumento brusco de peso acompañado de aparición de edemas en extremidades inferiores deberías consultar a tu ginecólogo/a de referencia.

Recuerda, este contenido ha sido elaborado con el objetivo de informar. En ningún caso sustituye la consulta con el equipo asistencial. Ante cualquier duda, consulta con tu especialista.