• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Por qué la bofetada o el cachete no sirven como modelo educativo

Dolors Petitbò, Psicóloga Clínica del Hospital Sant Joan de Déu
03/05/2019

Muchos padres creen que un cachete o una "bofetada a tiempo" puede ser educativa y favorecer que el niño aprenda a comportarse mejor. 

No obstante, la bofetada no es más que una reacción impulsiva de los adultos ante un momento de frustración y no consigue que el niño aprenda la razón de su mala conducta.

Además se ha visto que NO funciona: el niño sólo aprenderá a actuar por miedo a la reprimenda,  considerará la bofetada como acto legítimo en un futuro y tiene más probabilidades de generar conductas antisociales y violentas.

Es mucho más recomendable que los padres sean el modelo de conducta que pretenden ser, y ello implica evitar las pérdidas de control. 

Mª Dolors Petitbò, psicóloga clínica y jefe de sección de Psicología del Hospital Sant Joan de Déu nos explica por qué la bofetada no sirve como modelo educativo y qué alternativas existen para resolver conflictos con los hijos. 

Comparte