• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Videoreceta: Ensalada de lentejas y verduras

Videoreceta "Ensalada de lentejas y verduras"
27/09/2013

Empezamos el otoño con una nueva receta, esta vez ¡en formato vídeo! Núria, cocinera de la Fundación Alíciay Marc, un niño de 11 años, nos explicarán en este vídeo la importancia de comer legumbres y cómo preparar una ensalada de lentejas con verdura ¡para chuparse los dedos!

En las últimas décadas, las legumbres han pasado de ser un alimento de consumo habitual a ser sólo esporádico. Durante muchos años, garbanzos, lentejas y alubias eran muy comunes en la cocina de la mayoría de hogares, ya que eran una opción barata, pero a la vez muy nutritiva.

Las legumbres son una buena fuente de hidratos de carbono, de fibra y de proteína, y si se combinan con cereales puede ser de una calidad similar a la de una fuente animal. Un ejemplo es la costumbre de añadir un puñado de arroz a las lentejas.

En nuestro país, los más utilizados son los garbanzos, las alubias y las lentejas, pero recordemos que también lo son las habas y los guisantes. Además, podemos animarnos a conocer las diferentes variedades de cada uno de ellos (existen garbanzos de muchas medidas, lentejas de colores diferentes e infinidad de judías, por poner algunos ejemplos), o probar otras menos habituales, como la soja.

Pero ahora, parece que niños y mayores comemos menos de los que deberíamos comer. Quizás por lo que conlleva cocerlos en casa o porque las elaboraciones más tradicionales son estofados y guisos que hemos perdido la costumbre de comer. Recordemos que hay más opciones para hacerlos en casa: comprándolos cocidos en el mercado o en conserva. Podemos hacerlos salteados, en puré o sopa o con ensaladas. Como en este vídeo, donde Nuria y Marc, de once años, nos enseñarán una manera original y muy divertida de hacerlos y servirlos.

Aprovechemos el hecho de cocinar para disfrutar de una experiencia en familia, y quizás también conocer y potenciar aptitudes de los niños: destrezas y habilidades, repasar los colores, las texturas, la temperatura, los hábitos de lectura o pequeños cálculos mentales. A medida que los niños se van haciendo mayores, van adquiriendo la capacidad para poder ayudarnos a hacer más cosas en la cocina. No olvidemos que el hecho de aprender a cocinar desde pequeños les hará gestionar mejor su alimentación cuando sean mayores.

Por ello, hay que usamos la cocina como herramienta para que los niños se impliquen en su alimentación, y preparar con ellos la comida es una buena idea para animarse a probar aquellos alimentos que no les gustan. ¡Lo que se prepara uno mismo siempre se encuentra más bueno!

Supervisados por un adulto, podemos dejar para ellos las tareas más sencillas, haciéndoles participar y que se sientan parte de lo que luego compartirán con toda la familia. Teniendo en cuenta que depende de cada niño y de cómo se les ha introducido en la cocina a lo largo de los años, en general, a esta edad (10-11 años) ya son conscientes de los riesgos que hay en una cocina. Por ello, podemos empezar a enseñarles a cortar los alimentos.

Primero de todo, un buen cuchillo afilado es muy importante, pues uno que corta poco es, incluso, más peligroso. A continuación, con la ayuda de una tabla, les enseñaremos como colocar cada alimento para que no se mueva, procurando tener siempre una base plana. A partir de aquí, la imaginación de cada uno es lo que nos permitirá jugar con el resultado final, un mismo alimento lo podemos cortar de muchas maneras diferentes (a dados, a bastones, a rodajas...). De esta manera podemos hacer la misma elaboración con presentaciones muy variadas.

Ensalada de lentejas y verduras

El vídeo está rodado en catalán y subtitulado en castellano.

Ingredientes para 4 personas:

  • Un bote de lentejas en conserva
  • 2 huevos
  • Una zanahoria grande o 2 pequeñas
  • 8 tomates cherry
  • 2 cebollas tiernas
  • Un bote de aceitunas negras
  • Una lata de atún
  • 16 hojas de lechuga 
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
  • Vinagre

Elaboración:

  1. Niño: Poner un cazo con agua fría al fuego. Sumergir los huevos con cuidado que no se rompan. Cuando hierva calcular 10 minutos para que el huevo quede bien cocido.
  2. Niño: Con la ayuda de un pelador, pelar las zanahorias y luego usar un rallador para rallar las mismas. Reservarlas.
  3. Niño: Lavar los tomates cherry y cortarlos por la mitad. Reservar.
  4. Adulto: Pelar y cortar una cebolla tierna enseñando cómo se hace para que lo puedan repetir los pequeños. Hacer énfasis en la posición de los dedos y en cómo coger el cuchillo.
  5. Niño: Cortar la otra cebolleta como os han enseñado. Reservarla.
  6. Niño: Una vez cocidos los huevos, los enfriamos con agua fría. Dar un golpe para que se agriete y sea más fácil pelarlo. Una vez pelado, lavar para eliminar los trocitos de cáscara. Cortarlos en trocitos.
  7. Niño: Escurrir y lavar las lentejas y mezclarlas, en un recipiente, con el resto de ingredientes.
  8. Niño: Aliñar la ensalada con sal, aceite y vinagre.
  9. Niño: Lavar las hojas de lechuga, ponerlas en un plato y rellenarlas con la ensalada. 

Fundació Alícia

 
 

Comparte