• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

La niñera mágica y el Big Bang

La niñera mágica y el Big Bang
17/05/2010

Directora: Susanna White. Guión: Emma Thompson. Intérpretes: Emma Thompson, Maggie Gyllenhaal, Maggie Smith, Ralph Fiennes, Rhys Ifans, Ewan McGregor. 117 min. Todos.
Hay guerra, y por su bien hay que sacar de Londres a todos los niños que se pueda. Es un buen comienzo: así empiezan diversos relatos británicos, desde las Crónicas de Narnia hasta Cinco chicos y esto.

Cyril y Celia Gray, pulcros, mimados y aristocráticos londinenses, son enviados a la granja de su tía Isabel Green. La pobre señora Green tiene al marido en el frente; es dueña de una tienda en el pueblo, donde empela a una dependienta, la anciana señora Docherthy, que chochea; tiene una hipoteca de inmediato vencimiento; tiene un cuñado medio gangster que quiere obligarla a vender la granja; y tiene además tres hijos que no se llevan nada bien con sus primos de Londres; pero se empeña en no reconocer que tiene un problema. Cuando todo está a punto de desmoronarse, Nanny McPhee llama a su puerta.

Nanny McPhee es un personaje inspirado en Mary Poppins, creado en los años sesenta por la escritora británica Christianna Brand. Emma Thompson, que se ocupó de adaptar los relatos de Brand a la pantalla grande y de encarnar a la niñera mágica en la primera película, ha asumido también el papel de productora de esta nueva entrega.

La segunda parte, contra lo que dice el refrán, es buena: al no necesitar presentación, se supone que todos conocen ya a la niñera. El guión va directamente al grano y desarrolla una historia con un ritmo trepidante, llena de gags en la mejor tradición de la comedia slapstic, que juega con el realismo exagerado británico que tan bien se adapta a los filmes de época. Y todo ello al servicio de los valores que tiene la historia, y no a pesar de ellos: el guión habla de educación en virtudes –no en vano la protagonista es una niñera– y da lecciones expresas de valentía, de generosidad, de compañerismo... y otras un poco menos discursivas sobre la tragedia del divorcio, los beneficios de una familia numerosa, la necesidad de exigir para educar, y el contraste entre la ciudad y el campo.

Susanna White dirige con eficacia, pero lo más destacable es de esta cinta es el grupo de actores que se ha reunido en un proyecto tan sencillo: junto a una estupenda Maggie Gyllenhaal, Emma Thompson, Rhys Ifans y la veterana Maggie Smith. Fiennes y McGregor no dudan en prestarse para una única aparición, poco más que un cameo en esta divertida e inteligente película familiar.

Comparte