• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Lekkid, un juego para fomentar la creatividad

Imaginary Fauna, de Lekkid
13/01/2015
Muéstrale a un niño que las cosas pueden ser diferentes a como las conoce, potencia sus habilidades creativas y obtendrás de él soluciones imaginativas. ¡Experimenta con tu hijo y sorpréndete con Lekkid, un juego apto para mentes creativas!
  • Fabricante: Elementos Creativos SL
  • Categoría: Creatividad
  • Edad: Más de 3 años
  • Nº jugadores: 1 o más
  • Tiempo de juego: ilimitado
Lekkid diseña productos que potencian habilidades creativas para que los niños adquieran “herramientas” y puedan resolver los problemas de forma innovadora.

Imaginary Fauna está compuesto por piezas básicas, descontextualizadas y contextualizadas, de materiales distintos (haya y metacrilato) e interconectables, que permiten crear distintas formas y figuras. 

Es un juego abierto donde no hay una única solución, ya que todas son válidas; donde el niño puede desarrollar distintas habilidades creativas al experimentar, deconstruir (descomponer la estructura en piezas base, para construir y descubrir nuevas formas diferentes), descontextualizar (sacar algo de su contexto específico para rodearlo de un conjunto de elementos combinados de una nueva forma, con el objetivo de establecer un nuevo significado), transformar (alterar, cambiar, modificar el carácter de las piezas para obtener un nuevo resultado) y combinar (unificar criterios con el fin de obtener un nuevo objetivo), lo que le lleva a potenciar un pensamiento flexible. 

Ser flexible es saber crear, explorar, generar, imaginar, improvisar, inventar, modificar, relacionar, transformar y adaptar. Un pensamiento flexible permite a los niños tener facilidad para relacionarse en los diferentes ambientes; es decir, estar en disposición de interactuar y de aceptar a los demás tal y como son. La flexibilidad del pensamiento está constituida por un conjunto de funciones mentales que permiten adoptar estrategias cambiantes o modificar el punto de vista.

Como el término implica, no se trata únicamente de aportar la solución a conflictos, sino de tener una mayor adaptabilidad a situaciones nuevas, lo que asegura que los niños sean más felices, manifiesten una mejor actitud ante situaciones nuevas y se sientan menos frustrados a raíz de un posible cambio. 

Comparte