• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Cómo entrenar a tu dragón

Cómo entrenar a tu dragón
14/04/2010

Director: Chris Sanders, Dean Deblois. Guión: Dean DeBlois, Adam F. Goldberg, Chris Sanders, Peter Tolan. Música: John Powell. Animación. 100 min. Todos.
Amena y espectacular película de animación de Dreamworks, no especialmente original en su argumento.

Hipo es un joven vikingo, inteligente y esmirriado –como Vicky–, entre fornidos y toscos guerreros, cazadores de dragones. La aldea de Hipo vive en guerra con esas poderosas criaturas, y la prueba de madurez de los jóvenes consiste en cazar uno de esos monstruos. Nadie, ni siquiera su padre, cree que el torpe Hipo llegue a ser un guerrero vikingo.

La nueva película animada de Dreamworks viene de la mano de los autores de Lilo y Stitch para Disney, con la que coincide en más de un punto. Cómo entrenar a tu dragón tiene mucho de déjà vu, porque Dreamworks Animation suele escribir sus guiones a base de parodiar obras conocidas.

En el caso presente lo tiene por partida doble, porque la novela infantil de Cressida Cowell en la que se inspira –muy graciosa, por cierto– ya tenía ese carácter. Pero a su vez, como toda buena novela, desarrolla a sus personajes de un modo armónico y con seriedad, y eso se refleja de modo singular en esta historia, que, además de narrar aventuras fantásticas, trata los problemas de un adolescente acomplejado, con ganas de agradar a su padre y de llamar la atención de sus compañeros (y compañera); trata del valor de la comunicación y de la amistad, y también de la superioridad de la inteligencia sobre la fuerza.

Por lo demás, técnicamente es una preciosidad; ha sido concebida en 3D, y en este formato no sólo la aventura aérea y los extraordinarios dragones quedan notablemente embellecidos, sino que toda la planificación y los simples paisajes cobran una singular belleza.

Comparte