• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Arnau y Claudia acaban las vacaciones

Arnau y Claudia acaban las vacaciones
01/09/2009
Consultores: 
Bel Miret

En el primer cuento de FAROS los protagonistas son Arnau y Claudia, dos niños que están a punto de acabar las vacaciones de verano y que pronto empezarán la escuela. Su madre les dice que se tendrán que acostumbrar a coger el ritmo y el horario de la escuela para que todo les sea más fácil. Explicándoles un cuento, los niños ven que tienen que descansar para empezar con buen pie la escuela.
Ya llega el final del verano y Arnau y Claudia se tienen que acostumbrar a coger el ritmo y el horario de la escuela. Será un poco difícil ya que ahora se lo están pasando muy bien y han pasado el verano divirtiéndose mucho.

La madre les explica que pronto empezará la escuela, y tienen que acostumbrarse a un nuevo horario para que después les sea todo más fácil, así que tengan que empezar a ir a dormir más temprano y levantarse un poco más pronto... Es muy importante hacerlo así porque los niños que duermen poco, cuando empieza la escuela, no pueden entender mucho lo que les dice la profesora.

Arnau y Claudia se quedan muy serios pues ellos no entienden mucho lo que les está diciendo la madre. Ellos quieren continuar jugando con sus amigos hasta tarde, ir a la piscina y hacer todas las cosas que más les gustan... piensan que haciendo la siesta ya han descansado lo suficiente.

Un día que no pudieron ir a la piscina porque llovía se quedaron en casa haciendo otras actividades y la madre les propuso que podrían explicar algunos cuentos. Arnau y Claudia se pusieron muy contentos ya que les gustaban mucho los cuentos de la madre. Ella aprovechó para explicarles el cuento del niño que no quería dormir:

Nico era un niño que nunca tenía sueño ni sabía estar parado, eso era un problema para él y para todas las personas que se lo querían.

Nico dormía muy pocas horas y cuando se levantaba por la mañana ya estaba cansado porque no había dormido lo suficiente. Cuando iba al colegio no podía entender lo que le explicaban ya que no se estaba nunca quieto y, además, tenía mucho sueño. El problema era que casi no sabía escribir ni leer, estaba siempre alborotado y no descansaba lo que necesitan los niños.

Nico se quería pasar todo el día jugando pero sus amigos ya empezaban a cansarse porque ellos sí que querían aprender cosas en la escuela. Poco a poco lo fueron dejando de lado y empezaron a no hacerle caso hasta el punto que cuando salían al patio a jugar muchos niños ya no dejaban que se les acercara.

Así fue como Nico se dio cuenta de ello, y que no podía continuar así. Él quería a sus amigos y no quería quedarse solo.

A Arnau y Claudia les sorprendió lo que explicó la madre y le preguntaron si eso pasaba de verdad. La madre les dijo que cuando los niños no descansan todo lo necesario les puede pasar lo que le pasó a Nico.

Los dos niños se quedaron muy sorprendidos y decidieron hacer caso a la madre e ir a dormir a la hora que ella dijera...

Comparte