• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¡Ya llegó la primavera! Sugerencias para toda la familia

16/04/2014

La primavera es la época en que aumentan las horas de luz solar, el clima mejora de forma progresiva, los campos se tiñen de mil y un colores y todo ello convierte esta estación en una de las más apreciadas y en un momento del año ideal para disfrutar de actividades en familia al aire libre.

La primavera es la estación ideal para olvidarse de la pereza, salir de casa y disfrutar del aire libre con los amigos y la familia. Además, es una gran oportunidad para que los niños vivan una conexión más íntima con el medio ambiente disfrutando más de la naturaleza. Ello conlleva una serie de valores importantes que pueden enseñarse a los niños: contacto con el medio ambiente, respeto por la naturaleza, compartir actividades y experiencias con la familia y aprender del entorno.

Actividades para hacer en familia esta primavera

  • Nordic Walking: La Marcha Nórdica, también conocida como Nordic Walking, es una actividad física que consiste en caminar con bastones especialmente diseñados y utilizar una técnica concreta y específica que requiere el trabajo de casi el 90 % de la musculatura corporal. Este deporte nace durante los meses de verano de los años 30, como método de entrenamiento del equipo finlandés de esquí nórdico. Pero es a partir de 1988 cuando empieza a extenderse por todo el mundo.
  • Paseos culturales por el campo y la montaña: sirven para agudizar la vista de los niños, si les ayudamos a fijarse en los animales y las plantas, y explicándoles por qué florecen durante esta estación. En esta época, debido al gran estallido de vida y color que supone, los niños tendrán la oportunidad de observar detalles que no pueden verse el resto del año.
  • Despertarles interés por la climatología: muchos niños desarrollan una curiosidad natural por los fenómenos meteorológicos. Como es una época de cambios especialmente interesantes, es bueno estimularles a hacerlo, e incluso si lo desean se puede crear un pequeño observatorio. Ello estimula a los niños a desarrollar curiosidad científica.
  • Estimulación de los sentidos: salir al aire libre no implica solamente pasear o estirar las piernas. También se nos presenta una buena ocasión para percibir con el olfato, el oído, la vista y el gusto un sinfín de estímulos. También es positivo estimular el tacto, tocando animales, plantas, rocas, etc. siempre que ello no implique ningún peligro. No obstante, debe enseñarse también el respeto por la naturaleza: no hacer daño a ningún ser vivo ni estropear nada.
  • Estimulación de las emociones: la primavera es una época excelente para que los pequeños expresen sus emociones. Poemas, dibujos… cualquier forma de expresión con que el niño se encuentre a gusto es válida para que manifieste qué ve y qué sensaciones le produce.

Practicar la jardinería: enseñando valores ecológicos a los niños

Al margen de las actividades mencionadas, la primavera también es un momento adecuado para que los niños practiquen la jardinería. Plantar un árbol, una flor, cultivar las semillas de una fruta… son buenas formas de que adquieran consciencia medioambiental, y además les ayuda a comprender el funcionamiento de ciertos procesos de la naturaleza. Gracias a este tipo de actividad, los niños pueden aprender algunos valores fundamentales, entre otros:

  • El trabajo de la tierra: de dónde nacen los alimentos.
  • La importancia del contacto con la naturaleza, y el descubrimiento de paisajes variados y muy diferentes al urbano.
  • Explicar con ejemplos tangibles los ciclos de la naturaleza.
  • Enseñar el ahorro de recursos y comprobar la eficiencia del reciclaje.
  • El niño recibirá la satisfacción de ver los resultados concretos de su trabajo.

Puedes encontrar en diferentes direcciones de Internet páginas donde se explican varias técnicas de jardinería y de botánica especialmente pensadas para los niños, para experimentar, así como los materiales y las herramientas que necesitarás. Se recomienda que desarrollen todas estas actividades bajo la supervisión de un adulto, hecho que además les ayudará a que salgan mejor.

Plantar un huerto urbano o rural

Hoy en día, es una moda relativamente extendida plantar un huerto urbano o rural y hacer de ello una actividad provechosa, educativa y que incluso nos va a permitir comer los alimentos producidos. Resulta muy estimulante para los niños poder prepararse un plato con los ingredientes que habrán podido cultivar con sus propias manos.

Hasta no hace mucho, esta era una actividad que había quedado un poco restringida a quienes disponían de una pequeña parcela en el ámbito rural. Sin embargo, desde hace poco, aplicando las técnicas correctas, puedes crear un huerto urbano, incluso aunque solo dispongas de una terraza pequeña. Lo único imprescindible es que reciba una cantidad razonable de horas de sol. Descubre todas las técnicas para llevarlo a cabo.

Referencias bibliográficas:

Coronado, P. Cómo enseñar valores ecológicos a los niños. Naturarla. 2013

Comparte