• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¿Tu hijo pequeño tiene problemas a la hora de dormirse? Prueba a cantarle una nana

26/03/2014

¿Es realmente la canción de cuna una herramienta eficaz para ayudar a los niños a dormir? Así parece indicarlo un estudio reciente, que muestra una clara respuesta muy favorable en los niños que la escuchan.

¿Qué madre o padre no ha probado la técnica de la canción de cuna para que su niño se duerma? Además de ser una costumbre entrañable y muy extendida, un estudio induce a pensar que hay una base científica detrás. Investigaodres del Great Ormond Street Hospital llevaron a cabo un experimento en el que se observabó cómo las canciones que cantaban los padres aliviaban al niño y se dormía más fácilmente.

Las pruebas se llevaron a cabo en el propio hospital. A un grupo de bebés se les cantaba una nana antes de ir a dormir y se observó que, al poco rato, ya mostraban un ritmo cardíaco más bajo, menor ansiedad y una percepción reducida del dolor. En cambio, cuando al mismo grupo de niños se les narró un cuento, no se observaron los mismos beneficios. 

El experimento se llevó a cabo con 37 niños cuya edad estaba comprendida entre siete días y cuatro años. Todos fueron observados en tres sesiones distintas. En la primera, se les cantaban canciones de cuna. En la segunda se les narraba un cuento, y la tercera era simplemente una sesión de control (sin interacción). La respuesta psicológica se registraba antes y después de cada sesión. Sus constantes vitales (respiración y ritmo cardíaco) se registraban mediante un método no invasivo, así como otros pequeños dolores y molestias.

En el grupo de niños que escuchaba canciones se observaban mejoras significativas en estos índices. Sin embargo, en el grupo de niños que escuchaba cuentos apenas había mejoras comparables. Las canciones eran melodías tradicionales de los países anglosajones, aunque también se usaron algunas en lenguas distintas a la materna de los bebés.

Hay varios factores que explicarían estos resultados, que vienen a corroborar lo que muchos padres y madres han intuido desde hace años. Ahora ya existe evidencia científica de por qué los niños se duermen con mayor facilidad con las nanas de sus padres:

  • Uno de ellos es que el pequeño, al escuchar la voz del adulto, percibe que este está prestándole atención. 
  • Además la música también juega un papel clave, ya que si no, los niños a los que se explicaron historias también habrían experimentado las mismas mejoras.

Un hecho importante que resaltaron los autores del estudio es que la nana tiene que ser cantada en directo. Una grabación no es igual de eficaz porque, aparentemente, los niños responden a la voz antes que a los instrumentos o a la propia composición. Además, se pudo comprobar que los niños también responden a las expresiones faciales y a los movimientos de la boca que realiza el adulto mientras canta. De esta forma, además, el padre o madre adapta el canto al humor del bebé en cada instante.

En algunos casos, se observó en los niños un intento de interactuar con el músico y añadirse, imitando su actitud y tratando de cantar. En otras ocasiones, el niño se sentía al principio un poco intimidado por el intérprete, aunque esta sensación se mitigaba pronto con la presencia de los padres. Una reacción que, sin embargo, era mucho mejor cuando la escucha de la música se realizaba en presencia de más niños.

Referencias bibliográficas:

Research proves lullabies really do help children feel better. Lifeline. Great Ormond Street Hospital. 2013 

Longhi, E. Pickett, N. Hargreaves, D. J. Wellbeing and hospitalized children: Can music help? 2013

Preti, C. Welch, G. F. Music in a Hospital: The Impact of aLive Music Program on PediatricPatients and Their Caregivers. Sagepub, 2011

Comparte