¿Tu hijo padece una alergia alimentaria? Podría estar sufriendo bullying

16/01/2013

Uno de cada tres niños norteamericanos a quienes se les ha diagnosticado una alergia alimentaria experimenta acoso escolar por su afección, según un estudio que acaba de publicar la Academia Americana de Pediatría. No todos los padres son conscientes: sólo la mitad de los progenitores encuestados tenían conocimiento de la situación.
El 8 % de los niños y niñas de Estados Unidos es alérgico a alimentos como los cacahuetes, las avellanas, la leche, los huevos o el marisco. Para evitar posibles crisis y riesgos para su salud, los niños afectados deben adaptar su dieta y también su estilo de vida. Esta vulnerabilidad social, fácilmente atacable, les predispone a ser víctimas de bullying o acoso escolar, tal y como demuestran los datos de un reciente estudio que se ha llevado a cabo en el Departamento de Pediatría del Mount Sinai Medical Center de Nueva York, recogido por la revista Pediatrics, de la Academia Americana de Pediatría.

Fueron en total 251 familias las que completaron una encuesta en la consulta del alergólogo. El 45,4 % de los niños afirmó que había sufrido bullying o que había sido molestado o intimidado por sus compañeros, y el 31,5 % del total de niños indicó que el acoso había tenido como causa su alergia alimentaria , y que incluso había incluido amenazas de sus compañeros de introducir malintencionadamente el alérgeno en su comida.

La definición de bullying es controvertida. Puede tratarse de un acoso repetido , aunque otros autores lo identifican con cualquier acto que se hace para dañar a otra persona con una característica específica o vulnerabilidad . La prevalencia varía por países: en EE. UU. las víctimas de bullying moderado o frecuente en la escuela es del 17 %, y en Reino Unido representan entre un 18,6 % y un 32,4 % de los escolares, dependiendo de su edad.

En España, el último informe del Defensor del Pueblo sobre la cuestión señala que, en la ESO, las víctimas de agresiones verbales representan un 27,1 %, y un 6,4 % de los estudiantes recibe amenazas, entre otros tipos de acoso.

“Los padres y pediatras deben preguntar a los niños que padecen alergias alimentarias si sufren algún tipo de acoso por parte de sus compañeros”, indica el Dr. Eyal Shamesh, coordinador del estudio del Mount Sinai Medical Center. De hecho, los niños no siempre cuentan a los mayores (padres, profesores o médicos) que sufren acoso escolar, así que hay que preguntarles directamente .  

El conocimiento por parte de los padres de estas experiencias negativas que viven sus hijos en su día a día permiten las intervenciones específicas lo antes posible. Esto ayuda a reducir la ansiedad y también a mejorar la calidad de vida de unos niños que tratan, a la vez, de gestionar sus alergias desde una temprana edad.

Referencia bibliográfica

Shemesh, E. et al. Child and Parental Reports on Bullying in a Consecutive Sample of Children with Food Allergy. Pediatrics (Official Journal of the American Academy of Pediatrics) , 24 de diciembre de 2012 [acceso: 10 de enero de 2013]. Disponible en: http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2012/12/19/peds.2012-1180.full.pdf+html