• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Trastorno límite de la personalidad: qué es y por qué es importante el diagnóstico precoz

13/05/2019

El trastorno límite de la personalidad (TLP) es un diagnóstico históricamente difícil de entender, en que los síntomas asociados son una mezcla dolorosa de turbulencias emocionales, relaciones inestables y comportamientos autodestructivos, incluidos los intentos de suicidio.

Qué es el trastorno límite de la personalidad

Los expertos llaman al TLP un trastorno biosocial, lo que significa que comienza con una inclinación biológica (o temperamental) que es exacerbada por el entorno social. Las personas que desarrollan TLP son por temperamento altamente sensibles a las emociones y reactivas, sintiendo las cosas con más intensidad que la mayoría de la gente.

Este trastorno se desarrolla cuando una de estas personas emocionalmente vulnerables se enfrenta a un entorno que no valida sus sentimientos, es decir, no los reconoce ni ayuda a gestionarlos. En muchos casos, los niños que desarrollan TLP han sido objeto de abuso o negligencia. Pero el trastorno también puede surgir en niños con padres amorosos y bien intencionados que minimizan o rechazan sus reacciones emocionales, porque parecen exageradas o inadecuadas.

Para los niños altamente reactivos, el sentimiento crónico de no sentirse entendido o apoyado les hace sentir dolorosamente solos y desconectados, explica el doctor Blaise Aguirre. Los amigos y los familiares no entienden por qué las personas con TLP tienen reacciones que consideran desproporcionadas ante cosas pequeñas. Para el Dr. Aguirre el TLP es algo parecido a una alergia de cacahuete; la reacción puede no ser típica en la mayoría de la gente, pero no es menos real.

Desregulación emocional

Cuando los sentimientos intensos de un niño no son validados por los adultos que tiene cerca, se le dificulta el hecho de aprender a gestionarlos de manera saludable. Los adultos deben ayudar al niño a identificar lo que siente, deben tranquilizarlo para enseñarle a calmarse.

"Si a una persona con emociones extremadamente fuertes e intensas, se le dice constantemente que está reaccionando de forma exagerada, que no debería sentir lo que siente", explica el doctor Jill Emanuele, psicólogo clínico y director del Mood Disorders Center del Child Mind Institute, "no aprende a regular y modular sus emociones".

Las personas con TLP a menudo son abrumadas por la rabia intensa y los sentimientos de abandono, de vacío, de vergüenza y de auto-repulsión. Estos sentimientos tienden a desestabilizar las relaciones de las personas con TLP, que son hipersensibles a las indicaciones sociales de otras personas y, más que otros, a interpretar las cosas de manera negativa. Los pequeños desaires, o las malas interpretaciones, se toman como prueba de abandono, y la reacción puede ser rápida e intensa, provocando brechas entre amigos, padres y parejas. Pasan de "te quiero" a "te odio", explica el doctor Aguirre. O se vuelven frenéticos en su demanda de reafirmación de amor (envíos de mensajes de texto incesantes, llamadas, súplicas) que terminan alejándolos de su entorno.

¿Por qué un comportamiento autodestructivo?

Sin las habilidades para gestionar los sentimientos dolorosos de una manera eficaz, las personas con TLP suelen encontrar alternativas poco saludables, incluyendo el abuso de sustancias, el sexo arriesgado y la búsqueda de emociones fuertes.

La autolesión es muy a menudo uno de estos comportamientos: los adolescentes utilizan cosas como cortar, rascarse y abrir heridas para paliar las emociones que consideran intolerables. "De hecho, puede funcionar como una estrategia de regulación emocional", señala el Dr. Miller, cofundador y director clínico de Consultores cognitivos y conductuales en Westchester y Nueva York. "El problema es que si funciona, es más probable que vuelvan a utilizarlo para hacer frente a las emociones negativas. Para reducir los daños hacia sí mismos, debemos reconocer lo que están haciendo y tratar de darles algunas estrategias de sustitución más seguras".

Un malentendido peligroso sobre los enfermos de TLP es que el drama emocional y los comportamientos autodestructivos, incluidos los intentos de suicidio, son formas de llamar la atención. Esto no es así, ya que estas personas tienen un dolor intenso y sienten que no pueden obtener lo que necesitan. "De hecho, la Dr. Aguirre señala que los sentimientos suicidas son casi universales en las personas con TLP y reflejan una necesidad desesperada de escapar de la dificultad emocional extrema.

Criterios para diagnosticar el trastorno límite de la personalidad

Estos son los criterios que utilizan los profesionales de la salud mental para diagnosticar el trastorno de la personalidad límite:

  • Esfuerzos frenéticos para evitar el abandono, real o imaginario.
  • Un patrón de relaciones inestables e intensas.
  • Un autoestima inestable.
  • Impulsividad peligrosa, como encuentros sexuales inseguros o abuso de sustancias.
  • Comportamiento suicida recurrente, gestios o amenazas o autolesiones.
  • Inestabilidad emocional debido a una alta reactividad.
  • Sensaciones crónicas de vacío.
  • Dificultad para cotrolar la ira.
  • Paranoia transitoria, relacionada con el estrés o síntomas de disociación grave.

Diagnosticar adolescentes con trastorno límite de la personalidad

En el pasado, los profesionales de la salud mental eran reacios a diagnosticar alguien menor de 18 años con TLP, aunque los síntomas suelen desarrollarse durante esta edad. Esto fue, en parte, porque la intensidad emocional y la impulsividad son hasta cierto punto característicos de la propia adolescencia. Se pensaba que el comportamiento típico de los adolescentes se podía confundir con el TLP. Pero incluso si el comportamiento parece similar, las razones son diferentes en adolescentes típicos y aquellos con TLP, apunta el Dr. Aguirre. Los adolescentes típicos experimentan con el alcohol y el sexo por curiosidad e impulsividad, mientras que las personas con TLP lo utilizan para escapar de sentimientos intensos. Pueden buscar encuentros sexuales, por ejemplo, porque se sienten abandonadas y desean la proximidad.

Otro motivo para no diagnosticar la TLP en la adolescencia fue evitar el etiquetado con una enfermedad grave que no respondía bien al tratamiento. Pero a medida que la imagen del tratamiento ha cambiado, también lo ha hecho la aversión al diagnóstico en la adolescencia.

Los nuevos conocimientos sobre el trastorno, que dan lugar a tratamientos nuevos y más eficaces, han hecho que el pronóstico para alguien con TLP sea mucho más prometedor. Con el apoyo adecuado, la mayoría de las personas con este trastorno pueden aprender a regular con éxito sus emociones abrumadoras, detener el comportamiento autodestructivo y mejorar sus vidas.

Por qué el diagnóstico precoz es crucial

Si el TLP se entiende como falta de habilidades de regulación emocional, es crucial que alguien que desarrolle síntomas, reciba un tratamiento tan pronto como sea posible.

Otro motivo por el que los expertos piden un diagnóstico precoz de TLP es disminuir el diagnóstico inexacto de trastornos más comunes como el TDAH, la depresión y el trastorno bipolar. A veces se trata de trastornos co-producidos, pero a menudo son errores de diagnóstico. Como resultado, estos adolescentes reciben medicamentos que no son efectivos, incluyendo estabilizadores de ambiente y antipsicóticos.

Tratamiento para el trastorno límite de la personalidad 

Hay una serie de psicoterapias especializadas que se han desarrollado para tratar el TLP, pero el tratamiento con más evidencia de su efectividad, se denomina terapia conductual dialéctica. La razón por la que se llama "dialéctica" es que implica dos cosas: la necesidad de aceptación y la necesidad de cambiar. En primer lugar, los sentimientos de un paciente deben ser validados o aceptados sin juicio, para que este aprenda maneras más efectivas para que él mismo pueda gestionarlos. Básicamente es: "estoy haciendo lo mejor que puedo, y al mismo tiempo tengo que hacerlo mejor".

La validación es el primer paso del TLP. Cuando la gente se siente aceptada, tiene un efecto calmante y les permite aprender habilidades para regular las emociones y desarrollar alternativas más eficaces y seguras a los comportamientos autodestructivos que han estado utilizando.

El Dr. Miller destaca la urgencia de que los adolescentes con TLP reciban un tratamiento: "Si este se da a tiempo, puede ser un adulto con gran éxito y muy funcional".

Acceso a la fuente de consulta:

What Is Borderline Personality Disorder? Childmind. [Fecha de consulta: 08/04/2019]

Etapa: 

Comparte