• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Síndrome de Turner, una enfermedad cromosómica que afecta a las niñas

10/03/2016

Aunque el síndrome de Turner puede afectar a tu hija de muchas formas distintas, solo se trata de una pequeña parte de su ser global. No hay que dejar que el diagnóstico o los problemas médicos de tu hija definan quién es.

El síndrome de Turner es una anomalía cromosómica con la que nacen algunas niñas. Quienes lo padecen suelen presentar una variedad de rasgos físicos y de problemas médicos asociados.

Entre los rasgos físicos propios de este síndrome, se incluyen los siguientes:

  • Estatura baja.
  • “Cuello alado”.
  • Línea del cabello posterior baja.
  • Orejas bajas.
  • Rasgos anómalos en los ojos.
  • Desarrollo óseo anómalo.

Asimismo, las niñas con el síndrome de Turner no suelen desarrollar todas las características sexuales secundarias durante la adolescencia (como el desarrollo de los senos), no tienen la menstruación y son estériles en la etapa adulta por su pérdida de la función ovárica.

Las niñas con síndrome de Turner suelen tener una inteligencia normal, pero algunas pueden presentar dificultades de aprendizaje, sobre todo en las matemáticas y en las tareas que requieren habilidades espaciales. Algunas de ellas tienen problemas de autoestima. 

Diagnóstico 

Cuando un pediatra detecta algunos de los signos propios de este síndrome, solicita un análisis de sangre especial, denominado cariotipo que sirve para contar la cantidad y observar la estructura de los cromosomas.

En el cariotipo de una niña con síndrome de Turner aparecerán solo 45 cromosomas o  bien 46, pero con uno de los dos cromosomas X mal formado.

Tratamiento 

Aunque este síndrome no tiene cura, hay varios tratamientos que pueden ayudar:

  • La hormona de crecimiento puede mejorar el crecimiento e incrementar la estatura adulta final (las niñas con síndrome de Turner suelen alcanzar una estatura promedio cuando este tratamiento se inicia de forma precoz). 
  • El tratamiento hormonal sustitutivo a base de estrógenos se suele iniciar cuando la niña cumple 12 ó 13 años para estimular el desarrollo de las características sexuales secundarias (desarrollo de los senos y menstruación). 
  • Las tecnologías reproductivas recientemente desarrolladas pueden ayudar a las mujeres que padecen un síndrome de Turner a quedarse embarazadas. Se pueden utilizar óvulos donados y, con la ayuda la fecundación in vitro y del tratamiento hormonal, la mujer puede llevar el embarazo a término.

Cómo ayudar a tu hija

Para que tu hija se acepte a sí misma y desarrolle unas buenas estrategias de afrontamiento, adopta las siguientes indicaciones:

  • Trátala de acuerdo con su edad (no con su tamaño).
  • Organiza la casa de modo que sea cómoda para ella.
  • Evalúa atentamente su centro escolar para que se hagan las adaptaciones necesarias a su estatura.
  • Elógiala por sus puntos fuertes.
  • Permite que elija su propio estilo de ropa porque eso le ayudará a construir una imagen corporal positiva y a tener una buena autoestima.
  • Anímala a participar en actividades donde no importe la estatura, como el voluntariado, lo que favorecerá la confianza en sí misma.
  • Si la ves deprimida o con problemas de autoestima, considera la posibilidad de acudir a un profesional de la salud mental.

Lo más importante es que las niñas con síndrome de Turner que reciben una atención médica apropiada, una intervención precoz y un apoyo continuo, pueden llevar vidas normales, sanas y productivas.

Acceso a la fuente de consulta:

Síndrome de Turner. KidsHealth. [Fecha de consulta: 10/03/2016]

Comparte