• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

La seguridad vial en los lugares frecuentados por niños

23/04/2013

Para prevenir accidentes, es imprescindible que los entornos escolares se adapten teniendo en cuenta la seguridad de los más pequeños.
Lamentablemente, los accidentes de tráfico cerca de los centros educativos ocurren aún hoy en día. Es por ello que hay que tener en cuenta la importancia de la seguridad vial en los entornos escolares, para evitar poner en peligro a los niños.

La Asociación Nacional de Seguridad Infantil reivindica la importancia de que los entornos escolares se adapten y adecuen a la seguridad de los más pequeños. Es importante, recuerdan, que se realice una auditoría vial para que un experto detecte las deficiencias de la zona, e indique las soluciones para garantizar la protección de los menores.

Los padres y familiares deben tener en cuenta que inculcar una buena educación vial a los pequeños es indispensable. Los adultos siempre deben dar un buen ejemplo como peatones y conductores. A la vez, nunca deben descuidar el control y la vigilancia de los niños en los entornos viales para prevenir sustos y accidentes. Así, la responsabilidad es totalmente compartida entre los padres y los encargados de la ordenación viaria.

Por su parte, los responsables de la ordenación viaria se encargan de adaptar el entorno escolar, teniendo en cuenta diferentes aspectos:

  • Vía de circulación: sería ideal que las vías cercanas al centro escolar fueran peatonales o vías de 30 km/h y de un solo sentido, reduciendo así el tráfico en la zona y el riesgo de accidente.
  • Señalización: la vía debe estar señalada para que los conductores sepan que se trata de una zona próxima a un centro escolar y, por lo tanto, guarden más precaución.
  • Semáforos: es recomendable que, en los entornos escolares, existan semáforos de regulación en tiempo variable, es decir, que favorezcan el paso y la circulación de los peatones en los momentos en los que haya aglomeraciones (entradas y salidas de la escuela).
  • Reductores de velocidad: situados antes de los pasos de peatones para reducir la velocidad de los automóviles.
  • Pasos de peatones: a ser posible que se sitúen cerca del acceso al centro escolar.
  • Aceras y calzada: su anchura y estado de conservación son importantes para evitar caídas y facilitar la movilidad.
  • Mobiliario urbano: no debe obstaculizar el paso ni la visibilidad de peatones y  conductores.
  • Estacionamiento: las zonas próximas a centros de la primera infancia deberían contar con aparcamientos con limitación horaria que dispongan del espacio suficiente para que los padres puedan colocar a los niños en los dispositivos de retención infantil.
  • Vallas de protección y canalización de personas: el perímetro de las escuelas debería estar vallado para evitar que los niños tengan acceso a las zonas de circulación de automóviles.
  • Transporte público y/o escolar: debe contar con los sistemas de retención infantil adecuados para los menores que vayan de pasajeros y disponer de una zona de aparcamiento con visibilidad. El conductor debe conocer el procedimiento en caso de accidente y nunca realizar maniobras cuando haya menores cerca del vehículo.

Referencia bibliográfica

La seguridad vial en los entornos escolares: Una responsabilidad compartida. Asociación Nacional de Seguridad Infantil , 2012 [acceso: 19 de abril de 2013]. Disponible en: http://www.seguridadinfantil.org/2012...

Comparte