• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Respuestas para el padre que está esperando su primer bebé

19/11/2018

No existe ninguna poción mágica ni se supone que debas convertirte en el padre perfecto por puro instinto. Basta con que te esfuerces en prepararte para el nacimiento de tu hijo, sepas que lo que vendrá después lo irás aprendiendo sobre la marcha y aproveches todos los recursos disponibles. 

Como la mayoría de los cambios importantes en la vida, recibir la noticia de que se espera a un bebé requiere de adaptaciones importantes. No te sientas culpable por experimentar un cúmulo de emociones: es algo completamente normal. 

Preguntas que se suelen preguntar los futuros padres

¿Seré capaz de cuidar del bebé?

Nadie nace sabiendo cómo cuidar de un bebé, por eso existen las clases de preparación para parto. En algunas localidades, existen clases pensadas específicamente para padres primerizos. En ellas, se enseña a cambiar pañales, sostener al bebé, alimentarlo y hacerlo eructar, acostarlo, instalar sillas de seguridad para el coche y poner la casa a prueba de niños. Las enfermeras y las educadoras que las imparten estarán dispuestas a ayudarte, de modo que no dudes en preguntarles.

¿Sabré ser un buen padre?

Durante los primeros meses de la vida de un bebé, gran parte de la paternidad implica habilidades que se enseñan en las clases de preparación para el parto y que se acaban dominando gracias a la práctica.

Encontrarás oportunidades para enseñar a tu hijo como una progresión natural conforme vayan llegando. Si necesitas ayuda, infórmate sobre los recursos disponibles en tu localidad. Te puede ayudar el hecho de hablar y pasar tiempo con otros padres, comentando con ellos los aspectos que más te preocupen. Si no conoces a nadie con hijos pequeños o recién nacidos, el médico que lleva el embarazo de tu pareja os puede poner en contacto con otras familias de tu área.

Hablar al bebé es una de las cosas más importantes que pueden hacer los padres para favorecer el lenguaje y estimular el desarrollo cerebral de sus hijos. Por lo tanto, habla y lee a tu hijo desde la lactancia inicial.

¿Cómo lo manejaremos desde el punto de vista económico?

Habrá ciertos gastos que no tendrás que pagar. Si tú y tu pareja optáis por la lactancia materna, os ahorraréis el dinero de la leche artificial durante los primeros meses de vida del bebé. Asimismo, muchas familias comparten ropa para el embarazo y ropita para el bebé porque los lactantes cambian de talla muy deprisa y sus prendas se pueden reutilizar.

¿Perderé mi independencia?

La paternidad no tiene que ser el final de la diversión. Es cierto que no tendrás mucho tiempo para dormir ni para ti mismo durante los primeros meses de vida del bebé hasta que empiece a dormir durante toda la noche. Pero, cuando tu bebé duerma más, tú y tu pareja tendréis tiempo para hacer cosas con las que disfrutáis, sea juntos o separados.

Es importante que colaboréis, os comuniquéis y lleguéis a acuerdos sobre las responsabilidades de cuidar del bebé para que cada uno pueda obtener lo que necesita. Además, la mayoría de los padres acaban descubriendo que el tiempo que pasan con sus bebés se convierte en tiempo de disfrute. 

¿Cómo cambiará nuestra relación de pareja y nuestra vida sexual?

Se puede disfrutar de las relaciones sexuales durante el embarazo siempre que se trate de un embarazo de bajo riesgo. Habla con el personal médico, de enfermería, la comadrona u otro profesional de la medicina que lleve el embarazo de tu mujer sobre los riesgos relacionados con la sexualidad.

El hecho de que mantener relaciones sexuales durante el embarazo sea seguro no significa que os tenga que apetecer mantenerlas. La clave está en mantener abiertas las vías de comunicación.  

¿Cómo sobrellevaré el parto?

En las clases de preparación para el parto, es posible que aprendas técnicas para masajear y aliviar el dolor de tu pareja, mientras ella respira y empuja. Cuando aprendas esos masajes, habla con ella sobre qué es lo que os hace sentir más cómodos a los dos.

Durante el parto, tu pareja necesitará que alguien vele por sus intereses y necesidades. Tienes que conocer sus preferencias sobre el control del dolor, la medicación y el tratamiento, para que puedas hablar con su equipo médico si ella no pudiera hacerlo. 

¿Cómo puedo ayudar a mi pareja?

Intenta acompañar a tu pareja en todas las visitas prenatales. También puedes visitar la sección de maternidad del hospital o el centro de maternidad donde pensáis tener al bebé, así como empezar a preparar la casa para su llegada.

Intenta apoyarla en los altibajos emocionales que pueden acompañar al embarazo y mantén siempre abiertas las vías de comunicación.

Acceso a la fuente de consulta:

Convertirse en padre. KidsHealth. [Fecha de consulta: 06/06/2016]

Comparte