• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Productos de limpieza y obesidad: ¿existe una relación directa?

12/11/2018

Mantener las superficies del hogar limpias es una tarea diaria para la mayoría de familias, pero puede haber consecuencias invisibles para la salud de los niños.

Una nueva investigación advierte que el exceso de productos de limpieza puede aumentar el riesgo de obesidad infantil, debido a que la continua exposición a este tipo de productos puede causar cambios en las bacterias que viven en el intestino de los niños.

Los datos del estudio

La investigación, publicada en el Canadian Medical Association Journal, comparó la cantidad de madres que informaron sobre productos de limpieza, con la tasa de obesidad en 757 niños de hasta tres años de edad. Se tomaron muestras fecales de los lactantes de tres a cuatro meses y los investigadores investigaron las asociaciones entre los cambios en la flora microbiana y el sobrepeso a los tres años. Los investigadores encontraron un vínculo entre el uso intensivo de productos de limpieza, cambios en la flora microbiana y niños con un índice de masa corporal (IMC) superior a la media.

Sin embargo, también se informó de un uso más elevado de desinfectantes entre las familias con niños que recibieron antibióticos alrededor del momento de nacer; que estaban expuestos al humo del cigarrillo; o nacieron por cesárea. Los resultados, por tanto, pueden reflejar diversos factores de interrelación. La obesidad era menos probable que ocurriera en los niños que fueron amamantados por sus madres, pero la lactancia materna también estaba relacionada con un uso menor de desinfectantes, lo que dificulta separar estos dos factores.

La microflora del intestino humano

Los casos de obesidad han experimentado un aumento global dramático durante los últimos 30 años, lo que ha provocado un incremento de los problemas de salud relacionados con esta patología. Al mismo tiempo, la comprensión que tenemos de la vida microscópica con la que convivimos en nuestros espacios, ha crecido. La mayoría de los microorganismos no son nocivos y muchos de ellos pueden colonizar nuestro sistema digestivo, formando nuestra "microflora".

Construimos nuestra microflora a partir de nuestro entorno, partiendo de nuestras madres, después de otros miembros de la familia e incluso de nuestras mascotas, a lo largo de nuestra vida. La mayor parte de nuestra microflora intestinal se obtiene a través de la boca, por ejemplo, durante la alimentación, el consumo de bebidas y el cepillado de los dientes. Todas nuestras superficies corporales, incluyendo el intestino, las vías respiratorias y la piel, están cubiertas por bacterias. Los productos de limpieza domésticos eliminan los microorganismos, incluidos los buenos, que les impiden llegar a nuestras tripas.

Todos hemos oído que es bueno que los niños "jueguen e interactúen con la suciedad" y hay mucha verdad en eso. Tener una microflora rica y diversa es saludable. La dominación o "crecimiento excesivo" de un determinado grupo de bacterias puede conllevar un mayor riesgo de desarrollar muchos problemas de salud, incluyendo la obesidad, las alergias, la inflamación y la diabetes tipo 2.

Cuanto más "diversa" sea la comunidad de bacterias que viven en nuestro intestino, y cuanto más equilibrada sea nuestra dieta para mantener y alimentar estas bacterias, menos posibilidades habrá de que un tipo de bacteria, asociado a una enfermedad, pueda desarrollarse.

Bacterias de los intestinos y obesidad

La obesidad se ha asociado previamente a un dominio de un determinado tipo de bacteria en el intestino, conocido como Firmicutes, sobre otro llamado Bacteriodetes. En el estudio actual, Lachnospiraceae (una familia de bacterias de la familia Firmicutes) se encontró que era más abundante en lactantes procedentes de familias que utilizan productos de limpieza y, posteriormente, en niños obesos.

Las Lachnospiraceae también son más eficientes en romper alimentos que otras especies, por lo que extraen más energía que provoca un aumento de peso a medida que el intestino humano lo absorbe. El mecanismo exacto que une la microbiota intestinal con la obesidad no está bien entendido, pero está bien establecido que ciertas bacterias, en particular los Firmicutes, pueden aumentar la producción de energía de la dieta que puede hacer crecer la probabilidad de que se desarrolle la obesidad.

Las enfermedades a menudo emergen de grupos particulares o incluso de especies de bacterias que dominan el resto. Esta reciente investigación demuestra que el uso excesivo de productos de limpieza puede favorecer este cambio en el dominio microbiano. La obesidad infantil puede ser una de las muchas amenazas de nuestros intentos de mantener un ambiente saludable para los niños, los resultados de los que sólo estamos empezando a entender.

Acceso a la fuente de consulta:
Household cleaning products could be making children overweight. The conversation. [Fecha de consulta: 12/11/2018]

Comparte