• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Las primeras palabras de tu hijo

23/05/2012

El instante en que un niño balbucea sus primeras palabras es siempre un momento muy esperado e importante para los padres. Pese a ello, los expertos recomiendan no obsesionarse con la llegada de la primera sílaba, aunque afirman que el entorno es fundamental y puede estimular para que ocurra antes.
Por regla general, los niños emiten sus primeras palabras en la denominada etapa holofrástica, situada entre el primer y segundo año de vida. Estos primeros balbuceos pueden estar influidos por el entorno del niño. Es más, muchos estudios señalan la importancia de la lengua que el bebé escucha a su alrededor. Si hasta hace poco se creía que las primeras sílabas que pronunciaba un niño eran universales, ahora diversos estudios han observado que están determinadas por la lengua del entorno, siendo así las palabras más habituales de dicho idioma las primeras que el niño emite. En esta línea, también se ha demostrado que el llanto de los bebés suele marcar una melodía parecida a la del idioma de su entorno.

Lo que aún no se ha podido demostrar es si esos primeros sonidos tienen el origen en el simple movimiento mecánico de abrir y cerrar la boca, o van más allá y ya guardan cierta intención comunicativa.

Ya que la interacción con el entorno es fundamental, los expertos aconsejan hablar con los niños despacio y con musicalidad, entonando marcadamente, buscando siempre una manera lúdica y divertida de comunicar. Utilizar rimas, canciones y cuentos puede ayudar a conseguirlo.

Pese a que el entorno estimula, los padres no deben preocuparse sobremanera si el niño tarda en hablar más de lo usual, ya que no tiene por qué representar un retraso en el habla. Hay una franja variable de entre cuatro o cinco meses en que los niños suelen emitir sus primeros balbuceos. Las razones de esta diferencia pueden ser varias; desde que el niño esté desarrollando más sus capacidades motoras, hasta que esté procesando el lenguaje antes de pronunciar sus primeras palabras.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2012/05/04/neurociencia/1336132044.html

Comparte