• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Prevenir y tratar la bronquiolitis en los niños

10/12/2019

La bronquiolitis es una infección pulmonar causada por un virus que produce la inflamación y obstrucción de las vías respiratorias pequeñas (bronquiolos) del pulmón. Esta enfermedad suele afectar principalmente a lactantes y niños pequeños, menores de dos años, durante los meses de invierno, especialmente entre diciembre y marzo. La mayoría de los pacientes padecen los síntomas de la bronquiolitis durante una o dos semanas; pasado ese tiempo comienzan a recuperarse.

El Servicio de Urgencias Pediátricas del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona atiende alrededor de unas 1.000 – 1.500 consultas anuales por bronquiolitis, en los meses de máximo contagio. Un 50% de los menores de tres meses de edad necesitan hospitalización, mientras que en los lactantes de entre tres y seis meses de edad la tasa de hospitalización desciende al 25% de los pacientes. Se trata de la principal causa de ingreso en esta franja de edad y prácticamente de toda la edad pediátrica. 

¿Cuáles son los síntomas de la bronquiolitis?

Los signos iniciales de la bronquiolitis son los mismos que los de un resfriado común: mucosidad nasal, algo de fiebre y una ligera tos. Al cabo de dos o tres días, el niño comienza a tener una frecuencia de respiración más rápida o a respirar con dificultad, con ruidos en el pecho; toser más y comer menos. 

Estos síntomas acostumbran a aumentar durante los siguientes dos o tres días. La fiebre no suele ser alta, pero si lo es, se debe descartar que se haya cogido otra infección. Las más frecuentes son la otitis y las neumonías.

¿Qué puedo hacer por mi hijo?

Si tu hijo tiene bronquiolitis, te recomendamos que:

  • No lo fuerces a comer. Ante esta situación, es preferible que coma menos cantidad y de manera más frecuente. Ofrécele agua y zumos entre las comidas.
  • En caso de que tenga fiebre y le notes molesto e irritable, puedes darle un antitérmico.
  • Hazle limpiezas nasales con suero fisiológico, sobretodo antes de la ingesta de alimentos.

 ¿Cuándo debo acudir al pediatra?

Debes acudir al pediatra si tu hijo presenta:

  • Vómitos frecuentes (vomita incluso los líquidos)
  • Respiración rápida, con más de 50 respiraciones per minuto.
  • Respiración dificultosa, y se marcan mucho las costillas.

Si tu hijo tiene algún problema de corazón o ha nacido prematuro, deberás acudir al médico ante los primeros síntomas de esta enfermedad. 

¿Qué puede hacer mi pediatra? 

Tu pediatra puede controlar a tu hijo y comprobar si tiene signos de alguna complicación y, si lo considera oportuno, puede prescribir alguna medida para mejorar los síntomas.

No existe ningún medicamento capaz de eliminar el virus que causa la bronquiolitis (al tratarse de un virus, ni los antibióticos ni los medicamentos para mejorar la obstrucción de los bronquios son efectivos). Los tratamientos ayudarán a mejorar el estado de salud del niño y sus síntomas mientras la infección siga su proceso.

Si el pediatra lo considera necesario, podrá sugerir el ingreso hospitalario de tu hijo para proporcionarle la vigilancia y los cuidados más apropiados para su estado incluyendo casi siempre la administración de oxígeno. Si ingresa, puede ser que sea necesario la utilización de medidas preventivas (bata, guantes, cubrezapatos…) para evitar nuevos contagios.

¿Pueden contagiarse mis otros hijos?

La bronquiolitis se contagia, igual que el resfriado, mediante el contacto directo a través de la saliva o los mocos. Los niños de mayor edad no acostumbran a contagiarse. Si lo hacen, generalmente no tienen más que un cuadro catarral.

Puedes ayudar a prevenir que se extienda la enfermedad a otros niños dejando a tu hijo en casa hasta que se encuentre prácticamente recuperado y la tos haya desaparecido. Debes lavarte muy bien las manos después de cuidar de tu hijo enfermo y antes de tener contacto con otro niño. Procura en lo posible que tu hijo esté con otros bebés. Es muy importante evitar el contacto de estos niños con el humo del tabaco. 

Servei d'Urgències Pediàtriques de l'Hospital Sant Joan de Déu

Servicio de Urgencias Pediátricas

Servicio de atención urgente a niños y adolescentes 

Comparte