• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Piedras en el riñon durante la adolescencia: diagnóstico, tratamiento y prevención

03/09/2015

Las piedras en el riñón son muy poco frecuentes en los adolescentes, pero pueden ocurrir. Si tu hijo tiene dolor en el costado o en la espalda o presenta sangre en la orina, llévalo al pediatra lo antes posible.                  

Las piedras en el riñón (o cálculos renales) son masas sólidas que se pueden formar en las vías urinarias de una persona. Están compuestas por cristales que se van formando cuando las sales y los minerales de la orina alcanzan concentraciones excesivas; estos cristales se van acumulando hasta acabar convirtiéndose en piedras. 

Algunos tipos de piedras renales se dan en mayor medida en algunas familias que en otras. Las piedras renales tienen un tamaño que oscila entre menos de un centímetro y varios centímetros. Las más pequeñas suelen salir del cuerpo a través de las vías urinarias, sin provocar dolor o provocando escasas molestias en el momento de la expulsión. Las piedras de mayor tamaño pueden ser bastante dolorosas, pudiendo llegar a obstruir por completo el paso de la orina, aunque es muy raro que un cálculo renal provoque daños permanentes. 

Qué síntomas provocan los cálculos renales

Generalmente, las personas con piedras en los riñones no las notan hasta que estas se les mueven dentro del riñón o cuando entran en el uréter. Las piedras de mayor tamaño pueden provocar los siguientes síntomas:

  • Dolor agudo que empieza en un lado de la espalda.
  • Dolor que se extiende hacia la parte baja del vientre y la ingle conforme la piedra va avanzando a lo largo de las vías urinarias.
  • Dolor que viene y va, por oleadas.
  • Sangre en la orina (orina de tonalidad rojiza o marrón).
  • Náuseas y vómitos.
  • Necesidad de orinar a menudo.
  • Fiebre o escalofríos.                         

Si, aparte del dolor, tu hijo tuviera náuseas, vómitos, fiebre o escalofríos, o dificultades para orinar, os deberíais dirigir a un servicio de urgencias de inmediato.  

Si la piedra fuera demasiado grande para avanzar a lo largo de las vías urinarias, podría provocar una obstrucción total, denominada hidronefrosis, que ocurre cuando uno de los riñones se hincha debido a la acumulación de orina en su interior. Los médicos pueden saber si alguien padece esta afección mediante técnicas de diagnóstico por la imagen. Si no se trata, la hidronefrosis puede evolucionar hacia lesiones renales duraderas.   

Tratamiento    

Los médicos tratan los cálculos renales basándose en su tipología y en su tamaño. Con las piedras de tamaño reducido, basta con beber mucha agua y tomar analgésicos para ayudar a que vayan avanzando a lo largo de las vías urinarias y salgan del cuerpo de forma natural. 

A veces, si la piedra obstruye las vías urinarias o cursa con mucho dolor o con deshidratación, el paciente deberá ingresar en el hospital para que le administren líquidos y analgésicos por vía intravenosa (VI) a fin de mantenerlo bien hidratado y de ayudar a la piedra a avanzar a lo largo de las vías urinarias.                                

Las piedras de gran tamaño se deben tratar mediante cirugía u otros procedimientos. Los médicos necesitan romperlas en fragmentos de menor tamaño o extirparlas, sea mediante litotricia, el uso de un ureteroscopio o una intervención con endoscopia. La gente suele permanecer un par de días internada en el hospital tras este tipo de intervenciones.               

Prevención 

No siempre es posible prevenir algunos tipos de piedras renales, pero se puede contribuir a que no se formen muchas de ellas siguiendo una dieta saludable y equilibrada. Lo mejor que se puede hacer es beber abundante líquido y reducir tanto la cantidad de sal que se añade a los alimentos como la ingesta de alimentos salados.  

Si una persona ya ha tenido piedras renales, es posible que deba someterse a análisis de sangre periódicamente para que no se le vuelvan a formar. Es posible que los médicos le receten tratamientos o medicamentos para reducir la concentración en sangre de algunas sustancias que forman cristales en la orina.    

Acceso a la fuente de consulta:

Piedras en el riñon. KidsHealth. [Fecha de consulta: 03/09/2015]    

Etapa: 

Comparte