• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Los patitos de goma: ¿tan inofensivos como parecen?

07/01/2019

Es habitual que en muchas bañeras infantiles encontremos los típicos patitos de goma que se utilizan como juguetes durante el tiempo de baño de los pequeños. Pero ¿somos conscientes de su peligro? Investigadores suizos y estadounidenses han comprobado que estos juguetes, aparentemente inofensivos, son también un refugio para bacterias que pueden transmitir diferentes infecciones.

El estudio del Instituto Federal Suizo de Ciencia y Tecnología Acuáticas, ETH Zurich, y la Universidad de Illinois, ha descubierto que hay un gran número de microbios dentro de estos típicos juguetes amarillos, y constató que el líquido que liberan los patos, cuando se les aprieta, contiene “bacterias potencialmente patógenas” en cuatro de cada cinco juguetes estudiados.

Las bacterias encontradas incluyen Legionella y Pseudomonas aeruginosa, una bacteria “a menudo implicada en infecciones adquiridas en el hospital”, dijeron los autores en un comunicado.

¿Cómo se originan las bacterias dentro de los juguetes?

“Hemos encontrado grandes diferencias entre distintos animales de baño”, dijo la microbióloga y autora del estudio, Lisa Neu, aludiendo a otros tipos de juguetes de baño, como los cocodrilos de plástico que también se examinaron. “Una de las razones fue el material, porque libera carbono que puede servir como alimento para la bacteria".

El estudio, publicado en la revista Biofilms and Microbiomes, expuso que los científicos han descubierto un volumen sorprendentemente elevado de hasta 75 millones de células por centímetro cuadrado y una variedad de bacterias y hongos en los patos.

El agua del grifo no suele fomentar el crecimiento de bacterias, dijeron los científicos, pero los polímeros de baja calidad en los materiales de plástico les aportan los nutrientes que necesitan.

Los fluidos corporales, tales como la orina y el sudor, así como los contaminantes e incluso el jabón en el agua del baño, añaden microbios y nutrientes como el nitrógeno y el fósforo y crean salmuera benigna para las bacterias.

Aunque ciertas cantidades de bacterias pueden ayudar a fortalecer los sistemas inmunológicos de los niños, también podrían conducir a infecciones oculares, de oreja e intestinales, añadieron los investigadores.

Buscando soluciones

Los científicos, que han recibido financiación del gobierno suizo como parte de una investigación más amplia sobre objetos domésticos, han recomendado la utilización de polímeros de mayor calidad para hacer que los patos puedan prevenir el crecimiento bacteriano y fúngico.

Acceso a la fuente de consulta:
Ugly ducklings – the dark side of plastic materials in contact with potable water [Fecha de consulta: 17/05/2018]

Comparte