• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

El orzuelo y el chalazión: cómo prevenirlos y tratarlos en niños

03/11/2014

En caso de que a tus hijos les aparezca una protuberancia en el párpado, se les ponga la zona rojiza, caliente, y hasta les duela, es probable que tengan en sus ojos un orzuelo o chalazión. Sin embargo, debes saber que no son lo mismo. De hecho, el orzuelo puede derivar o no en un chalazión. 

Por una parte, el orzuelo es una protuberancia que aparece en el párpado. Se trata de una glándula sebácea inflamada y rojiza, sensible al tacto y muy parecida al acné. Éste puede curarse en pocos días o bien convertirse en un chalazión, que se produce cuando la glándula sebácea se obstruye por completo.  El chalazión, por su parte, es insensible al tacto.

Causas 

Los orzuelos aparecen a causa de la introducción de bacterias de la piel en las glándulas sebáceas que lubrican el ojo. El chalazión aparece tras un orzuelo interno a causa del cual la glándula no ha podido drenar, se ha bloqueado y ha formado un nódulo.

Las personas con blefaritis (inflamación de los párpados), diabetes, dermatitis seborrea son más propensas a sufrir orzuelos. 

Síntomas 

Si a tus hijos les aparece un orzuelo o un chalazión en los ojos, pueden experimentar alguno de los siguientes síntomas: 

  1. Párpados sensibles, enrojecidos, hinchados y calientes.
  2. Irritación, picor o escozor en los ojos.
  3. Aparición de una protuberancia rojiza en el borde del párpado y en la base de las pestañas, generalmente, con un pequeño punto de pus en la parte central. A veces, ésta puede dificultar la visión.
  4. Sensibilidad a la luz.
  5. Formación de costras en el borde del párpado.
  6. Lagrimeo.

Diagnóstico

El orzuelo y el chalazión se suelen diagnosticar con un examen ocular o del párpado de los niños. De hecho, esta prueba es todo lo que se necesita para detectarlos y para que los profesionales prescriban a los pequeños el mejor tratamiento en estos casos.  

Tratamiento

Según la gravedad y características del caso, tratar el orzuelo y el chalazión en niños implica seguir los siguientes consejos:

En casa:

  1. Aplícales compresas calientes sobre el párpado: se aconseja que lo hagas durante unos 10 o 15 minutos y unas 4 veces al día con agua caliente, a una temperatura en la que puedas meter la mano. Así, se suavizará la parte endurecida que obstruye el conducto y favorecerá el drenaje y la cicatrización.
  2. No los presiones: ni aprietes en ningún momento el orzuelo o el chalazión. 
  3. Ponles ungüentos antibióticos: en caso de que el médico los prescriba si la hinchazón está afectado por alguna bacteria o bien si el orzuelo no mejora después de haberlo tratado con compresas calientes.

Por parte del médico:

  1. Inyecciones de esteroides: generalmente se trata de inyecciones de cortisona que se utilizan para reducir la inflamación y que les aplicarán los profesionales si lo consideran necesario.
  2. Extirpación quirúrgica: si después de intentar otros tratamientos y pasado el tiempo no mejora, deberás consultar con tu médico otra solución. Es posible que recomiende entonces operar estas protuberancias para sacarlas. Se trata de una cirugía con anestesia local.

Debes saber, sin embargo, que los orzuelos y chalaziones en los niños se pueden prevenir. La mejor forma de hacerlo es frotando suavemente el borde del párpado a la altura de la línea de las pestañas cada noche con toallitas o champú para niños diluido. De este modo, evitarás problemas en los ojos de tus pequeños; aunque, a pesar de todo, éstos tienen soluciones que están a tu alcance.

Acceso al documento original:

Chalazión. Medline Plus.

Comparte