Orientación para padres y madres: ¿cómo puedo saber si mi hijo o hija se autolesiona?

13/09/2021

¿Cómo puedo saber si mi hijo o hija se autolesiona? 

Hay algunas señales que nos pueden ayudar a saberlo. Serían las siguientes:

  • Comportamiento distante o evitador respecto de la expresión de sentimientos o emociones. 
  • Presencia de cortes, quemaduras o morados en brazos y/o piernas. 
  • Encontrar escondidos cuchillas de afeitar, cuchillos u otros objetos que pueden ser utilizados para autolesionarse
  • Notar que lleva ropa que no se adecua al clima (como mangas largas en verano) para ocultar cicatrices, heridas o morados. 

¿Cuáles son las reacciones más frecuentes en padres y madres? ¿Cómo puedo esperar sentirme?

Cuando los padres se dan cuenta de que el adolescente se autolesiona, a menudo se sienten angustiados, y se preguntan por los motivos. En ese punto, es necesario que tengan presente que casi siempre los chicos y chicas lo pasan muy mal, y que la conducta implica dificultades para gestionar sus propios sentimientos. 

En lugar de afrontar una emoción intensa (como la tristeza o la rabia), utilizan la autolesión para intentar reducir, gestionar o escapar de estos sentimientos, de forma que pueden sentir alivio después de autolesionarse, y esto puede hacer que en un futuro utilicen la misma estrategia para gestionar las emociones difíciles. 

Como padre o madre de una persona que se autolesiona, puede resultar difícil entender que la autolesión pueda ayudar, y puede ser difícil de aceptarlo, pero es importante entender que las personas que se autolesionan sienten alivio después de hacerlo y esto contribuye al deseo de volverlo a hacer. 

Puede que tú como padre o madre experimentes alguna de las siguientes reacciones:

  • Estar en choque, negarlo
  • Rabia y frustración
  • Confusión y preocupación
  • Tristeza
  • Culpa

Todas estas reacciones pueden ser normales. Algunos de estos sentimientos es mejor no compartirlos con el chico o chica, por lo menos en el momento en el que son extremadamente intensos y/o cuando el hijo o hija está crisis. Sin embargo, hablar con el hijo/a es necesario ayudar a encontrar la mejor manera de abordar el problema y se debería poder hacer lo antes posible. Algunas orientaciones para hacerlo serían: 

  • Para hablar con el chico/a que se autolesiona es importante elegir un buen momento. Es mejor hablar de forma privada, en un espacio en el que te sientas cómodo y tranquilo. 
  • Es aconsejable explicar al chico/a que su conducta le genera mucha preocupación.
  • Es importante que cuides tus emociones. Si estás muy enfadado/a puede no ser un buen momento para tener una conversación. Es importante que la conversación se produzca cuando estés más tranquilo/a. 
  • Comienza hablando a tu hijo/a sobre por qué estás preocupado/a y por qué crees que se puede estar lesionando a sí mismo.
  • Trata de no discutir, acusar o amenazar (por ejemplo con ultimátums). Puede ser buena idea asegurarle que no será castigado/a por autolesionarse.
  • Si tu hijo/a es receptivo a la conversación, haz preguntas sobre autolesión. Puedes plantear preguntas como: "¿Cómo te sientes antes de autolesionarte?", "¿Cómo te sientes después?", "¿Hay algo que esté preocupandote ahora, en la que yo pueda ayudarte?".
  • Obtener ayudar profesional es muy importante, no puedes tratar la autolesión por ti mismo/a. Puedes hablar con tu médico de familia, o un profesional de la salud mental como un psicólogo clínico. 
  • Si tu hijo/a rechaza hablar sobre el tema, ten paciencia. Puede ser difícil al principio. Repítele tus preocupaciones y explícale que intentarás mantener la conversación en otro momento. Cuando lo hagas intenta seguir estos consejos de nuevo.   

¿Cómo puedo ayudar al adolescente?

Aprender sobre la autolesión es importante. Habitualmente, cuanto más sabemos sobre el tema, más podemos ayudar en el proceso de recuperación, pero no conviene que los padres adopten una postura de expertos, y se acerquen al adolescente como si fueran un profesional, o de una manera muy técnica. 

A continuación se comparten maneras de ayudar al hijo adolescente: 

  • Afrontar: No conviene ignorar el problema, porque a menudo es señal de malestar emocional, y podría indicarnos que hay problemas psicológicos que hay que identificar y abordar. Cuando escuchéis a vuestro hijo/a hay que intentar no simplificar el problema o sugerir un punto de vista positivo, o bien una solución rápida y fácil, como si el problema fuera menos importante de lo que es. 
  • Valorar el riesgo: Si valoras que tu hijo/a puede estar en riesgo inmediato (por ejemplo, que tiene pensamientos suicidas), hay que llevarlo a la consulta de un profesional de salud mental, para que valore el riesgo.
  • Durante el tratamiento: Hay que dejarse orientar por el profesional de la salud mental, tanto por la elección de la modalidad de intervención más adecuada, en caso de que sea necesaria la intervención de un clínico, como su aplicación. 
  • Sé paciente: En un proceso de recuperación siempre hay contratiempos. Esto es normal, pues el tratamiento requiere tiempo. Recuerda mantener una buena comunicación con él/ella durante el proceso de tratamiento y ten cuidado de ti mismo/a. Cuanto mejor estés, mejor le ayudarás.
Anna Sintes Estévez. Psicóloga clínica del Área de Salud Mental del Hospital Sant Joan de Déu

Anna Sintes Estévez

Psicóloga clínica experta en trastornos psicóticos y otros trastornos mentales graves de inicio en la etapa infantil y juvenil. Área de Salud Mental

Etapa: 
×

#BHHAwards 2021

Relevant Actors in the Health Sector

El hospital Sant Joan de Déu Barcelona ha sido nominado a los premios BHH Awards 2021, en la categoría de Mejor Hospital Innovador: por implementar y ofrecer herramientas digitales para mejorar el viaje y la experiencia de los pacientes y sus familias. ¿Nos ayudas a hacerlo posible? ¡Necesitamos tu voto! Muchas gracias