• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Niños bilingües o políglotas: ventajas e inconvenientes

11/11/2015

Existen personas brillantes en la adquisición y el dominio de idiomas diferentes a su lengua materna. Se conocen casos de personas que pueden llegar hablar hasta 30 lenguas, algunas de ellas tan dispersas y diferenciadas como el alemán, el mandarín o el thai.

Se entiende por bilingüe aquella persona que es capaz de hablar dos lenguas y por políglota “una persona versada en varias lenguas” (RAE) , aunque según el ejemplo anterior el adjetivo que mejor lo designaría podría llegar a ser el de hiperglota, haciendo referencia a aquellas personas que son capaces de hablar más de 10 lenguas.

En el proceso de adquisición del lenguaje intervienen diferentes procesos cognitivos: desde la memoria declarativa o explícita para la rememoración de actividades vividas, vocabulario o normas gramaticales, hasta la memoria de procedimiento o procedimental encargada de la programación de los músculos para la correcta pronunciación y acento. 

Según un reciente estudio de la Universidad de Georgetown en Washington, el conocimiento y el uso de diversas lenguas conlleva asociado el desarrollo de determinadas áreas del cerebro (aumento de la materia gris) y contribuye a la mejora de otras habilidades cognitivas (por ejemplo, la atención y la memoria a corto plazo).

El aprendizaje y uso del lenguaje es uno de los procedimientos cognitivos más complejos. Focalizaremos el interés de este artículo en valorar cuál es el mejor momento para iniciar a los niños en el conocimiento de un idioma diferente al materno, y en estudiar las ventajas/inconvenientes de conocer más de dos lenguas. Ambos temas los vamos a abordar en el siguiente artículo, que pretende responder entre otras las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál se puede considerar el momento idóneo para incorporar el aprendizaje de un idioma diferente al materno? ¿Es conveniente que sea en los primeros años de vida del niño? 
  • ¿Qué ventajas a largo plazo tiene el conocimiento de diferentes idiomas? 

Veamos a continuación algunas de las ventajas relacionadas con el aprendizaje de idiomas diversos en la infancia:

  • Crecer con múltiples idiomas es la manera más fácil y más rápida de aprender una lengua extranjera. Este proceso de aprendizaje se desarrolla de forma natural y en paralelo con la adquisición de la lengua materna.
  • El multilingüismo se ha demostrado que ayuda a desarrollar habilidades de lectura y escritura superiores, así como facilita el posterior aprendizaje de lenguas con similitudes en el ritmo, la entonación o las estructuras gramaticales entre otros aspectos.
  • Adquirir el conocimiento de lenguas extranjeras, contribuye al conocimiento de la diversidad cultural, facilita la adaptabilidad social y también se ha conocido que repercute favorablemente en la autoestima y la autoconfianza.
  • Cuando antes se incorpore el aprendizaje de un idioma extranjero, mayor será la posibilidad de adquirir un nivel alto de competencia en el mismo. En ese sentido, podemos afirmar que a largo plazo favorece el acceso al conocimiento y en la edad adulta a posibles mejores opciones laborales.
  • El conocimiento de un idioma extranjero aporta ventajas a largo plazo en la salud mental de la persona. Según un estudio de Ellen Bialystok (2009) profesora de la York University (Canadá), hablar dos idiomas puede llegar a retrasar en cinco años el diagnóstico de problemas de demencia. Si los idiomas que conocemos son tres, este valor alcanza una media de 6,4 años. 

 ¿Qué inconvenientes se dan ante la temprana incorporación del aprendizaje de un idioma extranjero durante las edades pediátricas?

Podríamos llegar a afirmar que hay cuatro posibles desventajas ante el tema que tratamos, pero que se tratan de riesgos potenciales y que por tanto, se podrán dar en mayor o menor grado y son de importancia relativa. Veamos cuáles son:

  1. Hablar más tarde. Si bien no hay evidencia científica que demuestra que los multilingües comienzan a hablar más tarde, muchos padres estiman que hay un retraso de tres a seis meses en comparación con los niños monolingües de la misma edad. Esta realidad es comprensible, desde el mismo momento en que constatamos que el niño se enfrenta a una situación de un nuevo aprendizaje en el que debe duplicar sus esfuerzos: adquirir el doble de palabras, conocer dos sistemas fonéticos diferentes, etc. Pese a ello, también es cierto que hay niños que solo adquieren un lenguaje y que demoran más tiempo que la media en dicho proceso. Por tanto, valorar esta cuestión como desventaja cuando conlleva la adquisición con una mínima demora de dos idiomas, puede considerarse como trivial.
  2. Mezcla de idiomas. Intercambiar palabras entre los diferentes idiomas que están adquiriendo, es común entre los niños. Pese a ello, hay que reconocer que este es un fenómeno temporal y que mediante la práctica y la supervisión suele reconducirse sin ningún problema. Es importante analizar cuál es el aspecto que motiva la mezcla de palabras. Si éste es que no se conocen el vocabulario correcto, debe considerarse como una buena opción para enseñar el término correcto. Si implica un uso incorrecto, es necesario la corrección para estimular al máximo el aprendizaje de la terminología correspondiente a cada idioma. La mejor manera de reconducir esta situación de confusión de vocabulario, es hablar al máximo y aplicar el lenguaje que genere más dificultad en el contexto familiar y escolar.
  3. Esfuerzo adicional para los padres. El aprendizaje de un idioma extranjero requiere de recursos, tanto de tiempo si los papás disponen del suficiente nivel para ser “maestros” o “coach” de sus hijos, como a nivel económico, para la contratación de una guardería o escuela infantil que incorpore el aprendizaje del idioma extranjero en los primeros años de vida del niño. Lamentablemente el acceso a centros educativos públicos que ofrezcan el aprendizaje de un idioma extranjero en la etapa pre-escolar no es equilibrado a lo largo de nuestra geografía.
  4. Lectura y escritura. Es recomendable que la alfabetización lingüística en el idioma extranjero se haga a nivel integral, por tanto, no solo a nivel de la comprensión oral y del habla, sino también en relación con las competencias relacionadas con la lectura y la escritura. En ese sentido, es importante el acceso al máximo número de recursos y estímulos para la inmersión (visionado de películas, lectura, practica del idioma en los viajes al extranjero, etc.).

Cada vez son más los centros educativos que se plantean impartir determinadas asignaturas del currículo académico en un idioma extranjero. De este modo, no sólo se adquieren los contenidos relacionados con la disciplina en cuestión, sino también en relación con la práctica del idioma y el nivel de adquisición y comprensión de terminología específica (por ejemplo, sobre ciencias naturales o historia).

Como conclusión, podemos afirmar que es recomendable la adquisición de una segunda lengua en las edades más tempranas. Este proceso se puede llevar a cabo de forma paralela al aprendizaje del idioma materno.

Las ventajas que conlleva ya las hemos tratado anteriormente, destacaríamos además el hecho de que hará más fácil la adquisición de un tercer idioma. Las desventajas, como ya vimos son relativas y subsanables… nuestra recomendación es alimentar a nivel cognitivo a los niños con el conocimiento de nuevos idiomas, dado que hará que su reserva cognitiva aumente para en edades avanzadas evitar el inicio de episodios de demencia.

Esta realidad nos demuestra que la salud es una cuestión integral de buenos hábitos, no sólo alimenticios y de tipo físico, sino también de tipo cognitivo. 

Acceso a las fuentes de consulta:

Ventajas del bilingüismo en la infancia. Guía Infantil. [Fecha de consulta: 30/07/2015]

The Pros and Cons of Raising a Multilingual Child. Multi Lingual Children. [Fecha de consulta: 30/07/2015]

Los beneficios de aprender idiomas desde pequeños. Crecer Feliz. [Fecha de consulta: 30/07/2015]

How to learn 30 languages. BBC. [Fecha de consulta: 30/07/2015]

E, Bialystok. “Bilingualism: Language and Cognition” 12 (1), 2009, 3–11 C 2008 Cambridge University Press doi:10.1017/S13667289080034773. 

Las personas que hablan más de una lengua tienen más materia gris. La Vanguardia, 23 de julio de 2015. 

 

Comparte