• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

El metabolismo es el que determina la duración del embarazo y no el tamaño del canal de parto

30/08/2012

Según un nuevo estudio, el metabolismo condiciona la duración de la gestación humana y no las caderas de la madre.
Un nuevo estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences sugiere que la duración de la gestación está limitada principalmente por el metabolismo de la madre y no por el tamaño del canal del parto tal como se había pensado hasta ahora.

La Dra. Anna Warrener, investigadora del estudio de la Universidad de Harvard, observó cómo afecta la amplitud de las caderas en la locomoción en mujeres y determinó que no existe una correlación directa entre tener unas caderas más anchas y una locomoción disminuida. Según Holly Dunsworth, antropóloga en la Universidad de Rhode Island, y coautora de la investigación, teniendo en cuenta el tamaño del cuerpo de la madre, la gestación humana es un poco más larga en comparación con otros primates y además, en comparación, los bebés son ligeramente de mayor tamaño de lo esperado.

Debido a que el tamaño corporal es un buen indicador de la tasa metabólica, Dunsworth analizó si el metabolismo podía ofrecer una mejor explicación para las características del nacimiento humano. Junto con otros investigadores del Hunter College de Nueva York, se determinó una nueva hipótesis sobre el nacimiento humano llamada EGG (por las siglas de los términos eninglés de energética, gestación y crecimiento).

La hipótesis EGG afirma que los bebés nacen cuando nacen porque la madre no puede aportar más energía al crecimiento del feto, por lo que la energía de la madre es la principal limitación evolutiva, y no sus caderas.

Los resultados del estudio evidencian que el parto se produce cuando están a punto de cruzar lo que se denomina la «zona de peligro metabólico», que se corresponde con el límite en el número de calorías que nuestro cuerpo puede quemar diariamente. Por ello, durante el embarazo, las mujeres que se acercan a su límite energético, dan a luz justo antes de llegar a él.

Esta condición metabólica permite entender por qué los bebés humanos nacen más indefensos en comparación con los chimpancés u otros primates. Para que un ser humano diese a luz a un recién nacido con el mismo nivel de desarrollo que el chimpancé, se necesitaría un período de gestación de 16 meses, lo cual llevaría a las madres mucho más allá de sus límites energéticos. De hecho, incluso un mes más de gestación podría llegar a cruzar la zona de peligro metabólico, según los investigadores.

Referencia bibliográfica

URI anthropologist’s research refutes long-held theory on human
gestation, The University of Rhode Island, 2012 [acceso: 30 de agosto de
2012]. Disponible en: http://www.uri.edu/news/releases/?id=6358

Comparte