• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Llevar a tu hijo a un terapeuta

12/11/2018
Muchos niños y adolescentes necesitan ir a terapia cuando tienen problemas que no pueden afrontar por sí solos. O necesitan ayuda cuando los problemas afectan a cómo se sienten, cómo rinden en la escuela y cómo se comportan. La  terapia les ayuda a afrontar mejor las cosas, a encontrase mejor y a comportarse mejor. 

¿En qué tipo de problemas ayudan los terapeutas? 

Los terapeutas se han formado para ayudar a niños y adolescentes que están atravesando situaciones difíciles porque pueden tener cualquier tipo de problema, como los problemas familiares, los escolares, el acoso o bullying, problemas de salud, etc. 
 
En las sesiones de terapia se afrontan y se elaboran emociones como la tristeza, el enfado, el estrés y la baja autoestima. Los terapeutas ayudan a niños y adolescentes con afecciones como el TDAH, la depresión, el TOC y la ansiedad, los trastornos de la alimentación, las autolesiones, entre otros problemas. 

¿Cómo funciona la terapia?

En terapia, los niños aprenden hablando y haciendo cosas. Con los niños más pequeños, la terapia puede consistir en dibujar, jugar y hablar. Con niños mayores y adolescentes, los terapeutas comparten actividades e ideas centradas en aprender habilidades que necesitan sus pacientes. Los terapeutas elogian y apoyan a sus pacientes mientras aprenden. Los ayudan a creer en sí mismos y a encontrar sus puntos fuertes. La terapia les ayuda a construir emociones positivas, como la confianza en uno mismo, la valentía y la esperanza. 
 
El terapeuta se puede reunir con el niño y sus padres al mismo tiempo o bien visitar al niño a solas. El terapeuta también se puede reunir solo con uno o ambos padres para facilitar consejos o ideas sobre cómo ayudar al niño en casa. 

¿Qué ocurre en terapia? 

Al principio, el terapeuta se reunirá contigo y con tu hijo para haceros preguntas. Esto le ayudará a aprender cosas sobre tu hijo y el problema que presenta. El terapeuta os indicará cómo os puede ayudar y luego tu hijo iniciará sus visitas de terapia. En esas visitas, es posible que tu hijo:
  • Hable. Hablar es una forma sana de expresar las emociones. Cuando alguien escucha a un niño y sabe cómo se siente, el niño está más preparado para aprender. 
  • Haga actividades. Los terapeutas usan actividades para enseñar sobre emociones y sobre las habilidades de  afrontamiento.  Pueden enseñar técnicas como el mindfulness y la respiración profunda como formas de reducir el estrés.
  • Practique nuevas habilidades. Los niños pueden jugar a juegos donde se debe guardar turno, usar el autocontrol, tener paciencia, seguir instrucciones, escuchar, compartir, volverlo a intentar o encajar que pueden perder. 
  • Resuelva problemas. Cuando se trata de niños mayores y de adolescentes, los terapeutas les preguntan cómo les afectan los problemas que tienen en casa y en la escuela.  Y hablan sobre cómo resolver esos problemas. 
La duración de la terapia es algo que depende de las metas que tengas tú y el terapeuta de tu hijo. La mayoría de las veces, el terapeuta querrá ver a tu hijo una vez a la semana durante varios meses. 

¿Cómo pueden ayudar los padres? 

Puedes hacer muchas cosas para ayudar a tu hijo a sacar el mayor partido a la terapia. He aquí algunas de las cosas que puedes hacer: 
  • Encontrar un terapeuta con quien ambos (tú y tu hijo) os sintáis cómodos. El equipo médico que lleva a tu hijo os puede ayudar a encontrar a un buen profesional.
  • Llevar a tu hijo a todas las visitas.  Cambiar requiere tiempo. Aprender nuevas habilidades y saberlas usar puede suponer tener que asistir a bastantes visitas. 
  • Reunirte con el terapeuta de tu hijo.  Pregúntale qué debes hacer cuando tu hijo tenga problemas en casa. Pregúntale cómo ayudar a tu hijo a hacer las cosas bien.  
  • Pasar tiempo con tu hijo. Jugar, cocinar, leer o reíros juntos. Hacerlo cada día, incluso aunque solo sea durante unos pocos minutos. 
  • Educar a tu hijo con paciencia y calidez. Usa palabra agradables, incluso cuando tengas que corregir a tu hijo. Muéstrale que lo quieres. Elógialo cuando tu hijo lo esté haciendo bien o cuando se esté esforzando mucho. 
Acceso a la fuente de consulta:  
What Is Therapy?. KidsHealth. [Fecha de consulta: 29/10/2018]

Comparte