• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Lavar los platos a mano puede contribuir a reducir las enfermedades alérgicas de los niños

18/01/2016

Fregar a mano los platos y cubiertos en lugar de usar el lavavajillas puede contribuir a que los niños tengan mayor contacto con las bacterias y reduzcan así el riesgo de sufrir enfermedades de origen alérgico como el asma o el eccema, según un reciente estudio científico.

Este hallazgo reafirma la denominada hipótesis de la higiene, según la cual la exposición temprana de los niños a los diferentes tipos de microbios puede contribuir a fortalecer su sistema inmune. Si este sistema funciona bien -defiende esta teoría-, no atacará erróneamente a sustancias que no son peligrosas como sucede en el caso de las alergias. 

De acuerdo con los defensores de la hipótesis de la higiene, los niños de los países desarrollados crecen en un ambiente con una excesiva higiene, en el que los detergentes y la relativamente escasa exposición a los animales domésticos impiden el correcto desarrollo de un sistema inmunitario que pueda hacer frente a bacterias comunes. Como consecuencia, este sistema fracasa a la hora de hacer frente a los microorganismos causantes del asma, el eccema o las alergias primaverales.

Más bacterias, menos alergias

Según defiende este estudio, que fue realizado en Suecia, fregar los platos a mano a bajas temperaturas es menos efectivo que hacerlo en lavavajillas con agua caliente a la hora de eliminar las bacterias y esto contribuye a incrementar la exposición a los microbios, estimular el sistema inmune y, por tanto, reducir el riesgo de sufrir alergias. 

Los responsables de esta investigación preguntaron a los padres de 1.000 niños suecos entre 7 y 8 años de edad si habían sufrido asma, eccemas o alergias primaverales, y cómo lavaban los platos. Para calcular los efectos que podía tener lavar la vajilla a mano sobre el riesgo de alergia, los investigadores realizaron ajustes en un grupo de otros factores que se piensa que también contribuyen a reducirlo como la lactancia materna o la convivencia con las mascotas. 

Aproximadamente un 12% de las familias estudiadas lavaban a mano sus platos. Los científicos descubrieron que los niños de estas familias tenían la mitad de probabilidad de desarrollar enfermedades de origen alérgico que los de las que utilizaban lavavajillas. Por ejemplo, entre los primeros un 23% había tenido eccemas y un 1,7% asma comparado con un 38% con eccema y un 7,3% con asma en las casas que utilizaban lavavajillas. También se encontró una menor proporción de alergias primaverales en los niños de las casas que limpiaban los platos a mano pero la diferencia no fue estadísticamente significativa.

Un estudio anterior del mismo equipo ya había descubierto que si los padres chupan los chupetes de los niños, se puede reducir el riesgo de que estos últimos desarrollen alergias. Los investigadores consideran que esto es debido a que la exposición a la saliva de los padres provoca cambios en el microbioma de los niños beneficiosos para su sistema inmune.

Otros factores a tener en cuenta

Los resultados de estos estudios no son sorprendentes. Múltiples investigaciones anteriores han evidenciado que la exposición a los microbios puede contribuir a reducir el riesgo de sufrir enfermedades alérgicas.

Ahora bien, debemos tener en cuenta que esta exposición a las bacterias es solo una pieza de un puzzle mucho mayor. Hay que tener en cuenta que hay muchos factores genéticos y ambientales que pueden influir en que tus hijos desarrollen alergias. 

Acceso a las fuentes de consulta:

Allergy in Children in Hand Versus Machine Dishwashing. American Academy of Pediatrics.

 

Comparte