• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

El juego en los bebés

15/12/2015

Durante el primer año de vida, el niño juega explorando e interactúa con el mundo que le rodea con los cinco sentidos para comprenderlo. La mayor parte de su juego consiste en coger objetos y ponérselos en la boca, agitarlos, golpearlos o tirarlos.

A medida que el bebé va creciendo, desarrolla nuevas aptitudes motoras, el juego se va volviendo más complejo y coordinado, y cada vez controlan más sus movimientos.

En esta etapa los bebés juegan generalmente solos. Es al final del primer año de vida que empiezan a imitar actividades y a jugar con otros (bebés, niños o adultos). Seguramente has visto como ríen cuando alguien les hace monerías o les dice cosas. Estas interacciones ayudan al bebé a aprender el idioma, las relaciones sociales y las causas-efectos.

Una vez que los bebés comienzan a comprender la manera en la que las cosas se relacionan unas con otras dentro del entorno y saben qué sabor, olor y sonido tienen, y cómo se sienten al tacto, están listos para pasar a la siguiente etapa del desarrollo: entender cómo funcionan.

Juguetes para potenciar su desarrollo

A continuación, os detallamos algunos de los juguetes que potencian su desarrollo:

  • Móviles musicales sobre la cuna del bebé. Los objetos en movimiento que se colocan sobre la cuna del bebé estimulan la vista y desarrollan la capacidad de atención del niño.
  • Espejos. Al comienzo, el bebé estará fascinado por el cambio de expresiones de su cara al mirarse en un espejo. Con el paso del tiempo, se dará cuenta que el niño que babea y sonríe en el espejo es realmente un reflejo de si mismo, hecho que le dará más consciencia sobre él mismo.
  • Cono de aros. Este juguete clásico consiste en un cono donde se apilan aros de diferentes tamaños y colores. Al principio, los bebés simplemente disfrutan agarrando y mordiendo los aros. Más adelante, los usan para practicar aptitudes motoras, tratando de colocar los aros en el cono. Son útiles para los niños pequeños que ya caminan porque con ellos aprenden los colores y los números, cuando el adulto los cuenta en voz alta al apilarlos en el cono.

Consulta aquí más juguetes para niños y niñas según su edad.

Comparte