Hacer la compra en familia: una buena estrategia para conocer el origen de los alimentos y ser más sostenibles

26/05/2021

No hace muchos años, familias enteras consumían lo que ellas mismas producían o intercambiaban con sus vecinos. El movimiento de la población de áreas rurales a áreas urbanas ha producido una pérdida de la noción del origen de los alimentos que cada día nos llevamos a la boca. A las nuevas generaciones que han nacido en la sociedad como la entendemos en la actualidad, sin apenas arraigo al campo, les puede resultar difícil relacionar el alimento salido de la tierra con la apariencia que tiene en el supermercado o en el plato.

Una buena forma de que los niños entiendan y reconozcan el origen de los alimentos es también hacerles partícipes a la hora de hacer la compra, explicándoles cómo cada alimento ha llegado hasta cada comercio en particular, incentivando a que hablen y pregunten a los vendedores expertos las dudas que tengan, que experimenten con el producto: tocándolo y oliéndolo (con las medidas desinfección necesarias), reconociendo su color y, finalmente, pensando de qué forma o en qué receta lo podrían cocinar y comer. 

Por ejemplo…
  • Enseñarles en qué horno el panadero hace el pan, cómo se hace la masa o qué aspecto tiene antes de cocerse. 
  • Que pregunten en la frutería qué alimentos tienen de temporada y de proximidad, que generalmente serán los que tenga más cantidad de producto y más barato.
  • Explicarles que los lunes la mayoría de las pescaderías no abren porque los pescadores el día anterior no salen a la mar.

Como ya hemos puesto como ejemplo, sobre todo, es interesante aprovechar el momento de la compra para que entiendan e identifiquen la temporalidad de los alimentos. Aunque no es difícil encontrar en los supermercados melones, sandías o fresas en los meses de invierno o coles en verano es importante argumentar las ventajas de comprar alimentos de temporada. 

Hacerles conscientes de que unos años atrás esto hubiera sido impensable, pero que con los nuevos modelos de producción (invernaderos) y distribución (aviones, barcos, trenes…) podemos encontrar muchos de estos alimentos en cualquier época del año. 

Abusar de este modelo de producción es poco sostenible, además que repercute en las cualidades organolépticas del producto, principalmente en el sabor y en la textura. Estos dos atributos son básicos para la aceptación de nuevos alimentos por parte de los niños (combatir la neofobia). Por lo tanto, será difícil educar a un niño para que acepte y varíe su alimentación en cuanto a verduras y frutas si le ofrecemos alimentos que no están en su estado óptimo.

En definitiva, es preferible optar por alimentos de temporada y educar de esta manera, enseñando valores de responsabilidad medioambiental, que pueden determinar su conducta al convertirse en futuros consumidores. 

Artículo escrito por: 

Fundació Alícia

×

#BHHAwards 2021

Relevant Actors in the Health Sector

El hospital Sant Joan de Déu Barcelona ha sido nominado a los premios BHH Awards 2021, en la categoría de Mejor Hospital Innovador: por implementar y ofrecer herramientas digitales para mejorar el viaje y la experiencia de los pacientes y sus familias. ¿Nos ayudas a hacerlo posible? ¡Necesitamos tu voto! Muchas gracias