• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Granuloma piógeno: una lesión benigna en la piel o en la mucosa de la boca

08/08/2018

El granuloma piógeno es una pequeña lesión abultada con crecimiento rápido, en pocos días, de coloración rojiza o carnosa y que aparece en niños sanos en piel o en la mucosa de la boca. Generalmente es una lesión única y de tamaño pequeño, menor de un centímetro y su unión con el resto de piel puede ser amplia o estrecha (pediculada).

Se produce por un estímulo transitorio y localizado de la formación de pequeños vasos sanguíneos de la piel en dicha región. Esta proliferación es lo que produce el crecimiento rápido y lo que le otorga su aspecto rojizo o carnoso. Este aspecto característico, junto con su velocidad de crecimiento son claves para su diagnóstico. 

Puede aparecer sobre piel sana y sin causa aparente, si bien es frecuente que pueda aparecer desencadenado por pequeños traumatismos, picaduras de insecto, forúnculos o bien en zonas de roce, como en la cara interna de los labios. Aunque puede aparecer en cualquier zona de piel, es más frecuente que aparezca en dedos de las manos y en la cara. 

Afecta fundamentalmente a niños y a adultos jóvenes y es raro encontrarlo en personas de edad más avanzada. Es igual de frecuente en niños que en niñas. Se trata de una lesión benigna, si bien por su rápido crecimiento y su rica vascularización es frecuente que sangre con pequeños roces, o que incluso se ulcere, y produzca molestias. En caso de duda, la extirpación de la lesión y su posterior examen confirman el diagnóstico. 

El tratamiento del granuloma piógeno varía en función de las características de forma y tamaño del granuloma. En lesiones pedunculadas puede realizarse su escisión seguida de la electrocoagulación de la base para evitar el sangrado. 

En caso de lesiones más amplias puede realizarse la extirpación quirúrgica. En ambos casos es posible que la lesión reaparezca producida por la propia agresión para la piel que supone la extirpación de la lesión.

Ante cualquier duda conviene consultar con el pediatra.

Acceso a la fuente de consulta: 
FAROS Sant Joan de Déu

Comparte