Gases en los bebés: ¿debemos procurar que eructen?

22/06/2015

Molestias, incomodidad, dolor abdominal y, normalmente, lloros. Estas son algunas de las consecuencias que sufren los bebés debido al aire que se acumula en el interior de su cuerpo.

Tanto si se alimentan de leche materna como de biberón, cuando son muy pequeños no suelen controlar del todo bien la técnica de la succión y eso hace que traguen mucho aire.

También tragan aire al llorar, comer demasiado deprisa o por mala postura. A ello hay que sumarle que pueden no saber expulsar correctamente los gases por si solos. 

Pon atención, no debes preocuparte de que tu hijo eche gases después de cada toma. No todos eructan enseguida. No te obsesiones: en ocasiones, por más que les demos palmaditas en la espalda no eructaran o lo hacen de forma insonora e imperceptible. Así que si el pequeño se duerme tranquilamente después de comer lo mejor es dejarlo descansar plácidamente. 

¿Cómo ayudarle a expulsar el aire?

Con unas sencillas técnicas, puedes ayudar a tu hijo a expulsar el aire acumulado. 

  • Sobre el pecho: coloca el cuerpo erguido de tu pequeño a la altura de tu hombro y dale pequeños golpecitos en su espalda. No olvides ponerte una toalla en el hombro por si regurgita un poco de comida.
  • Boca abajo: acuesta al bebé boca abajo encima de tu brazo, procurando que su cabeza quede un poco más alta que el resto del cuerpo. Con la otra mano golpea muy ligeramente su espalda. 
  • Sobre las piernas: siéntate y coloca el niño en la misma posición que la anterior, pero en este caso en vez de sujetarlo con un brazo apóyalo sobre tu regazo.
  • Sentado: cuando tu hijo ya es un poco mayor, puedes colocarlo sentado y sostener su barbilla con una mano mientras con la otra darle pequeños golpecitos en la espalda. 

Otros consejos a tener en cuenta:

  • Procura que tu pequeño eructe cada vez que cambie de pecho. O cada 60ml de biberón.
  • Intenta que expulse el aire entre cinco y diez minutos antes de acostarle, siempre y cuando notes al bebé intranquilo. Si está calmado no es necesario interrumpirle la toma.
  • Para ayudar al pequeño a eliminar los gases acumulados, puedes colocarlo encima de una superficie plana boca arriba y moverle las piernas con un movimiento de pedaleo.
  • Otra forma de ayudar al bebé a expulsar los gases acumulados es con masajes en la tripa. Puedes aprovechar el cambio de pañal o después del baño para masajear de forma circular y en el sentido de las agujas del reloj para estimular su movimiento intestinal y la expulsión de los gases.

En el caso que la hinchazón del vientre o el malestar del bebé sea persistente, se recomienda consultarlo con el pediatra. 

Acceso a las fuentes de consulta:

Cómo prevenir molestias, cólicos y gases en el bebé.  FAROS. [Fecha de consulta: 09/06/2015]

Cuidados del recién nacido: echar los gases[Fecha de consulta: 09/06/2015]