• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Fosa sacra: ¿qué es y por qué algunos bebés la presentan?

08/06/2018

La fosa sacra, también llamada seno sacrocoxígeo, es una pequeña depresión superficial de la piel localizada en la región lumbar o entre los glúteos de un niño.

Es una de las anomalías más frecuentes que se detectan en el recién nacido. Entre un 1 y un 4% de los recién nacidos puede presentarla, de forma que se considera una variante de la normalidad. 

Es importante detectarla, de ahí que la importancia de la exploración del recién nacido que lleva a cabo el pediatra en los primeros días de vida, para valorar si se trata de una fosa sacra como variante de la normalidad o resulta sospechosa de ser manifestación de una malformación mayor llamada espina bífida oculta. 

La espina bífida oculta (EBO) es una anomalía de la formación de la columna vertebral en la región inferior de la espalda, a nivel lumbar y sacro. La EBO puede asociar anomalías de la médula espinal graves y predisponer, si presenta comunicación real con el exterior a través de un seno dérmico auténtico, a infecciones del sistema nervioso central (meningitis). 

Puede considerarse que una fosa sacra es una variante de la normalidad, sin mayor importancia y sin riesgo de ser un marcador de EBO cuando tiene las siguientes características:

  • Cuando se localiza en el pliegue entre los glúteos.
  • Si es pequeña, de menos de 5 mm.
  • Cuando es superficial y se puede ver el fondo de la fosa.
  • Si no presenta otras anomalías en la piel de esa región, como manchas, “mechones” de pelo…
  • Si la exploración neurológica del recién nacido es normal.

En caso de duda, si no cumplen todos estos criterios, la prueba de imagen de elección inicial para valorar la integridad de la columna y la presencia de quistes que hagan sospechar una EBO es la ecografía de la columna lumbar. i la ecografía muestra algún hallazgo sospechoso o no es concluyente ha de derivarse al niño para que sea valorado por un neurocirujano infantil y realizar una resonancia magnética de la columna y la médula espinal.

Comparte