• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¿Existe una relación directa entre lo que comemos y el acné?

07/11/2015

¿Hasta qué punto influye la dieta en la prevención del acné? 

¿El chocolate, la leche, el azúcar... favorecen la aparición del acné? Conoce qué mitos se esconden detrás de estos tópicos y cuál es la realidad que conocemos actualmente. 

El acné es una patología muy extendida de la piel, en la que el sebo producido por las glándulas sebáceas queda atrapado en el folículo de los poros. La presencia de estos folículos inflamados con sebo se da en diversas partes del cuerpo y con distintas variedades de pápulas, pústulas, puntos blancos-negros o nódulos.

La llegada de la adolescencia, con sus consecuentes cambios hormonales, predispone la aparición del acné, todo ello producido por el sistema endocrino. 

El consejo dietético para el tratamiento médico del acné siempre ha existido, aunque cada vez más estudios permiten definir mejor qué tipo de dieta es la más adecuada. 

Influencia de los lácteos en el acné

Diversos estudios relacionan el acné con el consumo de leche (en especial la desnatada) ya que contiene precursores de la testosterona, que contribuyen a la producción de sebo.

También los otros lácteos tienen una relación directa con el acné, de manera que puede entreverse que no son los macronutrientes de la leche en sí (como la grasa) sino los precursores hormonales los que intervienen en la producción de sebo.

La fermentación que sufren algunos quesos durante su elaboración conlleva la presencia en estos alimentos de más precursores hormonales. 

Hidratos de carbono y acné

La dieta occidentalizada tiene una alta Carga Glucémica, con una importante presencia en ella de dulces, cereales refinados y azúcares simples. Estudios recientes constatan que una dieta rica en azúcares produciría una cascada hormonal que desencadenaría la producción de sebo en la piel

Por el contrario, una dieta más rica en proteínas y sustituyendo los hidratos de carbono simples por complejos (legumbres, cereales integrales y fruta) mejoraría la producción de sebo.

Aun así es difícil predecir la respuesta que producirán en la glucemia de nuestro organismo, ya que cuando se calcula el Índice Glucémico o la Carga Glucémica de un alimento se hace de manera aislada y, sin embargo, cuando los ingerimos se hace con comidas mixtas, de ahí que existan notables variaciones que nos impiden catalogar los alimentos como buenos o malos. 

¿El chocolate produce acné?

Probablemente la gran pregunta que se hace todo el mundo.

Estudios recientes determinan que el cacao en sí no predispone a la aparición de granos, sino que lo hacen los ingredientes lácteos que pueda contener o el azúcar añadido. 

Otros nutrientes

Se ha estudiado si existe una relación entre el acné y el consumo de minerales como el Zinc, el Yodo y algunas vitaminas antioxidantes. Estos nutrientes, a pesar de tener su justificación fisiológica, no tienen una respuesta clínica clara y actualmente se desconoce si contribuyen con claridad a la reducción del acné. Lo mismo pasa con la fibra, parecen encontrarse beneficios pero pueden ser debidos a la variación en el Índice Glucémico que provoca y no a la fibra en sí misma.

Se especula que un consumo de alimentos ricos en omega-3 podría contribuir a reducir la inflamación y por tanto la producción de acné. Sin embargo, su relación terapéutica no está muy bien definida y no parece clara todavía.

Algo muy parecido pasa con los antioxidantes, pues existen justificaciones fisiológicas que respaldarían su potencial beneficioso para prevenir el acné, ya que su función podría prevenir procesos inflamatorios. Aun así, estos resultados no parecen tan claros. 

Recomendaciones dietéticas para el acné

No se debe realizar ninguna acción precipitada y comprometer la salud con cambios bruscos en la dieta. 

Los lácteos son un grupo de alimentos fundamental durante la adolescencia (aunque no son indispensables, como ningún otro alimento). Reducir su consumo podría ayudar a la sintomatología del acné, pero debemos asegurarnos de compensar este cambio con alimentos que aporten los mismos nutrientes; en el caso del calcio pueden ser legumbres, sésamo o frutos secos. 

Es preferible reducir la Carga Glucémica de la dieta intentando sustituir los alimentos refinados por integrales, incorporando frutas, verduras y legumbres en detrimento de cereales, dulces y bollería. 

Referencia bibliográfica:

¿Hay alimentos que producen granos? Relación entre la dieta y el acné. Mi dieta cojea. [acceso el 23 de octubre de 2013]

 

 
Etapa: 

Comparte