• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¿El estrés de una madre puede afectar la salud de su hijo?

04/03/2021

Los investigadores de la Universidad de Cincinnati han descubierto que el estrés en una mujer embarazada puede afectar las posibilidades de que su bebé desarrolle enfermedades, tal vez incluso a lo largo de su vida.

Según el estudio, los factores psicosociales que generan estrés en la madre, como la falta de apoyo social, la soledad, el estado matrimonial o el duelo, pueden mutar el ADN mitocondrial de su hijo y pueden ser precursores de una gran cantidad de enfermedades.

Asma, obesidad, TDAH y autismo

"Hay muchos problemas de salud que comienzan en la infancia y que tienen vínculos con la disfunción mitocondrial, incluidos asma, obesidad, trastorno por déficit de atención e hiperactividad y autismo", explica Kelly Brunst, doctora, profesora adjunta de ciencias del medio ambiente y de la salud pública en la Universidad de Medicina de la UC y autora principal del estudio.

"El periodo fetal e infantil es un momento vulnerable a la exposición ambiental a causa de un aumento del desarrollo durante estos períodos", dice Brunst. “Los efectos de programación resultantes de cambios inducidos por el medio ambiente se producen con el paso del tiempo y probablemente comienzan durante la gestación a nivel molecular y celular. Estos cambios alteran los estados fisiológicos que probablemente juegan un papel en el desarrollo del niño, teniendo unos resultados adversos para su salud".

Mutaciones mitocondriales en la placenta

Como parte del estudio, los investigadores secuenciaron el genoma mitocondrial e identificaron mutaciones en 365 muestras de placenta de madres que dieron a luz en Boston y Nueva York entre el 2013 y el 2018. Se utilizó un modelo de regresión multivariable para analizar el estrés materno en su día a día, en relación con el número de mutaciones génicas del genoma mitocondrial de la placenta.

Las mujeres que experimentan un aumento del estrés psicosocial (que pueden ir desde agresiones sexuales, violencia doméstica o lesiones graves hasta el encarcelamiento, enfermedades físicas o mentales y dificultades familiares) presentaron a lo largo de su vida un mayor número de mutaciones mitocondriales placentarias. Las asociaciones más fuertes se observaron entre las mujeres negras. Se observaron mutaciones altas del ADN relacionadas con el estrés a la placenta en mujeres blancas y negras, pero no en mujeres hispanas.

Las conclusiones del estudio se publicaron en la revista académica Biological Psychiatry.

"La idea detrás de este trabajo consiste en comprender cómo nuestro entorno, en este caso el estrés y el trauma materno, afecta la función mitocondrial y, en última instancia, el desarrollo neuroconductual", dice Brunst. "La esperanza es conocer los motivos por los que ciertos niños son vulnerables a desarrollar una serie de problemas de salud complejos previamente relacionados con exposiciones ambientales como el estrés crónico o la contaminación del aire".

¿Es determinante el estrés de la madre antes de la gestación?

"Preguntamos por acontecimientos que podrían haber pasado antes del embarazo, incluso durante la infancia de la madre, como parte de nuestro estudio", dice Brunst. "Así que lo que nos está diciendo es que el estrés que ha experimentado una mujer incluso antes de estar embarazada puede tener un impacto en el genoma mitocondrial del feto".

Brunst apunta que hay algunas enfermedades por las que las mujeres negras corren más riesgo (obesidad, diabetes y ciertos cánceres), por lo que pueden ser más afectadas por el estrés y, posteriormente, desarrollar estas enfermedades que también se han relacionado con el estrés".

La paradoja hispánica 

"Lo que fue interesante en el estudio fue que los hispanos expuestos al estrés tenían menos mutaciones placentarias en el ADN mitocondrial", dice Brunst.

Ella dice que una explicación podría ser lo que los investigadores llaman la "paradoja hispánica". Es el fenómeno epidemiológico que documenta una mejor salud y una menor mortalidad en relación con los blancos no hispanos a pesar de un mayor riesgo y un estatus socioeconómico inferior en los hispanos".

"A pesar de la exposición a más estrés y traumas, las dinámicas socioculturales específicas de los hispanos pueden atenuar experiencias de estrés que a su vez tienen efectos posteriores en los mecanismos psicofisiológicos y mejores resultados", dice Brunst. "Esta es solo una posible explicación".

Acceso a la fuente de consulta:

Can a mother's stress impact children's disease development?​ ScienceDaily.com (11/01/2021)

Comparte