• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Enuresis nocturna: niños que mojan la cama, ¿cómo les podemos ayudar?

17/04/2019

La enuresis nocturna es el término médico que define la incontinencia urinaria (hacerse pis) que afecta al niño durante la noche. La micción (acto de orinar) no intencional e inconsciente durante la noche, es una etapa normal del desarrollo del niño. No debe considerarse como un aprendizaje fallido del uso del baño.

Cada niño madura y desarrolla el control de la vejiga a su propio ritmo y pocos niños consiguen controlar la micción nocturna antes de los 3 años de edad. La mayoría de los niños aprenden a hacerlo en algún momento entre los 3 y los 8 años, pero otros tardan más. Hasta que esto no ocurra, lo mejor es ser paciente, comprensivo, y darle apoyo en el proceso.

¿Cuáles son las causas de la enuresis nocturna?

En la mayoría de los casos, la enuresis nocturna pasa simplemente porque el niño duerme profundamente y no se despierta cuando su vejiga está llena. A menudo la tendencia de mojar la cama tiene un componente hereditario; y en casos muy raros, la diabetes de tipo 1 o defectos congénitos del tracto urinario pueden ser la causa de la enuresis. Sin embargo, estas afecciones no solo causan enuresis nocturna, sino también síntomas diurnos. Por eso, si su hijo no presenta síntomas diurnos, podemos tener la tranquilidad de que el niño está completamente sano.

La enuresis no es una condición médica grave, pero puede ser un problema difícil para los niños y los padres. Aunque no se conocen con exactitud toles las causas de la enuresis, estas son algunas razones posibles:

  • El niño tiene el sueño pesado y no se despierta a la señal de la vejiga llena.
  • No ha aprendido a retener y vaciar la orina. (La comunicación entre el cerebro y la vejiga puede tardar en desarrollarse).
  • El cuerpo del niño produce demasiada orina durante la noche.
  • El niño está estreñido. Los intestinos llenos pueden presionar la vejiga y esto puede conllevar problemas para retener y vaciar la orina.
  • Tiene una enfermedad leve, está demasiado cansado, o está respondiendo a cambios o tensiones en casa.
  • Hay una historia familiar de enuresis. La mayoría de los niños que mojan la cama tienen al menos un padre que tenía el mismo problema cuando era niño.
  • La vejiga del niño es pequeña o no se ha desarrollado lo suficiente como para retener la orina durante una noche completa.
  • El niño tiene un problema médico subyacente.

Cómo podemos ayudar al nió a superar la enuresis

La mayoría de los niños se hacen pis en la cama durante el período de aprendizaje del uso del baño. El problema generalmente desaparece a medida que los niños crecen. Si los niños llegan a la edad escolar y todavía mojan la cama, lo más probable es que no hayan desarrollado el control de la vejiga durante la noche. Seguid los siguientes consejos para gestionar la enuresis de vuestro hijo:

  • No culpéis al niño. Recordad que no es su culpa.
  • Sed honestos con vuestro hijo sobre lo que está pasando. Decidle que no es su culpa y que la mayoría de los niños superan la enuresis nocturna.
  • Sed sensibles a los sentimientos de vuestro hijo. Si los adultos no ponen mucho énfasis a la enuresis es probable que el niño tampoco lo haga. También recordadle que otros niños se orinan en la cama.
  • Proteged la cama. Una cubierta de plástico bajo las sábanas protege el colchón del olor.
  • Dejad que vuestro hijo os ayude. Pedidle que colabore en el cambio de sábanas y cubiertas mojadas. Esto le enseña responsabilidad. También puede ayudar a que vuestro hijo se sienta menos avergonzado si el resto de la familia lo sabe. Sin embargo, si ve esto como un castigo, no es recomendable.
  • Establecer una norma de no burla en la familia. No dejéis que los miembros de la familia, especialmente los hermanos, se burlen del niño. Hacedles saber que no es su culpa.
  • Tomad las medidas necesarias antes de ir a dormir. Procurad que vuestro hijo use el baño y evitad que beba grandes cantidades de líquido antes de ir a dormir.
  • Intentad despertar a vuestro hijo para usar el baño de una a dos horas después de acostarse para ayudarle a mantenerse seco durante toda la noche.
  • Mantened una actitud positiva. Premiad al niño por las noches secas. Ofreced apoyo, y no castigo, para las noches húmedas.
  • Sed conscientes de los hábitos diarios del niño para orinar y defecar.

Los signos de un problema médico

Si el niño ya ha aprendido a ir al baño con normalidad y de pronto comienza a orinarse en la cama, es conveniente hablar con un médico. Puede ser síntoma de un problema médico. Sin embargo, la mayoría de los problemas médicos que causan la aparición repentina de la enuresis, tienen otros síntomas, incluyendo:

  • Cambios en la cantidad y la frecuencia con que vuestro hijo se orina durante el día.
  • Dolor, ardor o esfuerzo para orinar.
  • Una corriente muy pequeño o estrecho de orina o goteo que es constante o sucede justo después de orinar.
  • Orina turbia o de color rosa o manchas de sangre en la ropa interior.
  • Moja la cama durante el día o la noche.
  • Cambios repentinos en la personalidad o del estado de ánimo.
  • Control intestinal deficiente.
  • Orinar después del estrés (episodios de tos, después de correr o levantar objetos).
  • Ciertas alteraciones en la manera de caminar (problemas para caminar que pueden significar un problema neurológico subyacente).
  • Humedad continua.

Si vuestroi hijo tiene alguno de estos síntomas, sería conveniente que su médico hiciera un examen de su vejiga o riñones. Si es necesarios, el médico lo enviará a un orólogo pediátrico.

Ayudas externas para hacer frente a las enuresis

Alarmas o despertadores: puede ser recomendable una alarma para el tratamiento de la enuresis. Se trata de un despertador sensible que detecta la humedad y activa la alarma para que el niño pueda despertarse y usar el baño. Las alarmas para la enuresis tienen éxito de un 50% a 75% de las veces. Tienden a ser una gran ayuda para los niños que tienen un sueño profundo y que tienen un buen control de la vejiga por su cuenta.

Medicamentos: hay medicamentos para el tratamiento de la enuresis nocturna para niños mayores de seis años. Aunque rara vez los medicamentos curan la enuresis, pueden ser útiles, especialmente cuando los niños empiezan a dormir fuera de casa o ir a campamentos durante la noche. El médico de vuestro hijo puede darle más información sobre estos medicamentos y si son adecuados para él. Recordad preguntar sobre los posibles efectos secundarios.

Pero no os desaniméis si estos tratamientos no funcionan. En la mayoría de los casos, la enuresis nocturna disminuye a medida que el cuerpo del niño madura, y hasta que esto no ocurra, vuestro hijo necesitará mucho apoyo emocional por parte de su familia. Al llegar a la adolescencia, casi todos los niños superan el hecho de orinar en la cama. Solo alrededor del 2% al 3% de los niños siguen teniendo problemas con la enuresis como adultos.

Acceso a las fuentes de consulta:

Enuresis (orinarse en la cama). About Kids Health. [Fecha de consulta: 08/04/2019]

Enuresis nocturna. Healthy Children. [Fecha de consulta: 08/04/2019]

Comparte