• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Enfermedades prevalentes de la infancia. ¿Es normal que mi hijo siempre esté enfermo?

14/09/2015

Se conocen como enfermedades prevalentes de la infancia un conjunto de enfermedades, la mayoría de ellas leves, muy habituales y típicas de la primera infancia. En nuestro medio las más frecuentes son las infecciones respiratorias agudas y las gastroenteritis agudas. 

Dado que se trata de enfermedades de causa, o desencadenante, infeccioso, son contagiosas en su grupo de edad. Por eso son más frecuentes en niños que asisten a guardería y en niños con hermanos mayores.

La aparición de múltiples episodios de este tipo de enfermedades en niños sanos y con un crecimiento de peso, talla y perímetro cefálico dentro de la normalidad, no sugiere que presenten ninguna enfermedad ni que estén “bajos de defensas”. Simplemente refleja la exposición a un ambiente infeccioso de una persona que, por su corta edad no había tenido contacto previo con él. 

Infecciones respiratorias agudas

Las infecciones respiratorias agudas (IRA) se manifiestan con una combinación, en grado variable, de aumento de la mucosidad nasal, tos y dolor de garganta (que puede sospecharse en niños pequeños porque rechazan la ingesta de alimentos). Suelen presentar, además, fiebre al inicio de la enfermedad. 

Existen varios tipos de IRA dependiendo de dónde se produzca la afectación principal: 

  • Cavidad nasal y faríngea (nariz y garganta): rinofaringitis aguda (o catarro común)
  • Faringe (garganta): faringitis aguda
  • Amígdalas: faringoamigdalitis aguda (“anginas”)
  • Laringe (zona de las cuerdas vocales): laringitis aguda
  • Bronquios/bronquiolos: bronquitis y bronquiolitis aguda

Durante la primera infancia, hasta los cinco años, la mayoría de los niños padecen múltiples episodios de IRA. Por eso, es habitual que los padres tengan la sensación de que sus hijos están con tos y mocos durante todo el otoño e invierno y que periódicamente presentan empeoramiento de los síntomas con aparición de fiebre durante dos o tres días. 

La mayoría de estas infecciones en la primera infancia están causadas por virus y remiten espontáneamente sin complicaciones. Aunque el tratamiento es únicamente el de los síntomas, es importante comprobar que la evolución sea la habitual y, en caso de duda, consultar con su pediatra para descartar complicaciones que necesiten un tratamiento específico.

Gastroenteritis aguda

La gastroenteritis aguda (GEA) es una infección del tracto gastrointestinal (estómago e intestino) que produce una combinación, en grado variable, de fiebre, vómitos, dolor abdominal y diarrea. En ocasiones las heces pueden contener hebras de sangre mezclada con mucosidad. 

La mayoría de los casos de GEA en niños están producidas por infecciones por virus (rotavirus, adenovirus, coxackie…) y producen un cuadro autolimitado, de resolución espontánea en menos de dos semanas. Son infecciones contagiosas, por lo que suelen producir epidemias familiares y en centros escolares. La vía de transmisión principal es fecal-oral, a través de las manos contaminadas tras la limpieza o manipulación del vómito o las heces. De ahí la importancia de una adecuada higiene de las manos del propio niño y de sus cuidadores para evitar nuevos contagios. 

El tratamiento de la GEA es sintomático, de la fiebre y el malestar, y de reposición del líquido, el azúcar y las sales mediante la hidratación con sueros de rehidratación oral específicos para niños disponibles en las farmacias.

En algunas ocasiones las GEA pueden ser producidas por bacterias, como el Campylobacter jejuni (la más frecuente) o la Salmonella enteritidis, responsable de la salmonelosis. En estos casos las deposiciones suelen ser muy malolientes, verdosas y contener sangre y se acompañan de fiebre elevada y mayor afectación del estado general.

Es importante tener en cuenta que no todos los casos de diarrea son debidos a una GEA. Hay otras causas no infecciosas, como el efecto secundario de algunos antibióticos, la alergia o intolerancia a proteínas de leche de vaca, la enfermedad celiaca, la fibrosis quística o algunas inmunodeficiencias (defectos de las defensas). 

Comparte