• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

La enfermedad de Lyme, infección transmitida por algunas garrapatas

26/07/2019

La enfermedad de Lyme es una infección provocada por la bacteria Borrelia burgdorferi. Las garrapatas del género Ixodes, que se alimentan de ciervos, roedores y otros animales, pueden trasmitir la bacteria Borrelia burgdorferi a las personas a través de sus picaduras.

La enfermedad de Lyme es una infección provocada por la bacteria Borrelia burgdorferi. Las garrapatas del género Ixodes, que se alimentan de ciervos, roedores y otros animales, pueden trasmitir la bacteria Borrelia burgdorferi a las personas a través de sus picaduras.

Hay mucha gente que contrae la enfermedad de Lyme pero no recuerda que le haya picado una garrapata. El riesgo de contraer la enfermedad de Lyme tras recibir una picadura de garrapata oscila entre el 1 y el 3%. Además, cuando una garrapata se pega a la piel de una persona, tarda de 24 a 48 horas en transmitir las bacterias que provocan la enfermedad de Lyme. De todos modos, para garantizar la seguridad de tu familia, debes extraer cualquier garrapata lo antes posible.

La enfermedad de Lyme se suele tratar con un ciclo de antibióticos de 2 a 4 semanas de duración. Los casos que se diagnostican pronto y que se tratan con antibióticos casi siempre tienen buen pronóstico. 

Signos y síntomas

Los síntomas de esta enfermedad se suelen describir como si ocurrieran en tres fases (aunque no todo el mundo las atraviesa todas):

Primera fase: el primer signo de infección suele ser una erupción o sarpullido, que aparece de una a dos semanas después de la picadura. Aunque se considera típica de la enfermedad de Lyme, muchos de los afectados no la desarrollan. Suele tener un aspecto característico que recuerda a un "ojo de buey", con un punto circular rojo en el centro rodeado de un anillo rojo que se va expandiendo hacia el exterior. La erupción suele desaparecer aproximadamente al cabo de un mes. 

Segunda fase: se pueden presentar síntomas gripales, como ganglios linfáticos inflamados, fatiga, dolor de cabeza y molestias musculares. Si se dejan sin tratar, estos síntomas iniciales pueden remitir por sí solos. Pero en algunas personas la infección se puede extender a otras partes del cuerpo. Los síntomas de esta fase suelen aparecer varias semanas después de la picadura de garrapata. La persona se puede sentir muy cansada e indispuesta o presentar erupciones en otras partes del cuerpo alejadas de la picadura.

La enfermedad de Lyme puede afectar al corazón, provocando arritmias cardíacas y/o dolor torácico. Se puede extender al sistema nervioso, provocando parálisis facial (parálisis de Bell), así como hormigueo y pérdida de sensibilidad en brazos y piernas. Puede cursar con rigidez de nuca, un posible signo de la meningitis. 

Tercera fase: si las dos primeras fases de la enfermedad de Lyme no se detectan ni se tratan de la forma adecuada, puede sobrevenir la tercera y última fase. Sus síntomas pueden aparecer en cualquier momento, desde varias semanas hasta varios años después de la picadura. Suelen aparecer en forma de artritis (inflamación de las articulaciones), sobre todo, de la rodilla u otras articulaciones grandes. 

Si crees que tu hijo puede haber contraído la enfermedad de Lyme o si le ha picado una garrapata, llama a su pediatra. Hazlo, sobre todo, si tu hijo desarrolla una erupción de color rojo en forma de anillo, presenta síntomas gripales, dolor e inflamación articular y/o parálisis facial. 

Prevención de la enfermedad de Lyme

Hay que estar pendiente de las garrapatas en las áreas de alto riesgo de infestación, como los prados, céspedes y jardines, los bosques y los muros viejos de piedra.  

Cuando tu hijo esté al aire libre, dile que: lleve botas o zapatos cerrados, camisa o camiseta de manga larga y pantalones largos; use repelente contra insectos que contenga entre el 20 y el 30% de DEET; lleve ropa de color claro; se recoja el pelo o se lo cubra con una gorra; no se siente en el suelo; inspeccione su cuerpo a menudo en busca de garrapatas y, cuando abandone un área infestada de garrapatas, se lave toda la ropa y el pelo. 

Qué hacer ante una garrapata

Si detectas una garrapata en el cuerpo de tu hijo, usa unas pinzas para agarrar la garrapata firmemente por la cabeza o la boca, cerca de la piel, y tira con fuerza y firmeza de ella hasta que se separe de la piel. Cura la picadura con alcohol y conserva la garrapata en un frasco lleno de alcohol para que la vea el pediatra y te pueda indicar si es el tipo de garrapata que puede trasmitir la enfermedad de Lyme. 

No utilices “remedios caseros” para matar garrapatas. Estos métodos no solo no permiten extraer la garrapata sino que pueden hacer que escarbe todavía más profundo en la piel y segregue más saliva (lo que aumentaría las probabilidades de trasmisión de la enfermedad de Lyme). 

Acceso a la fuente de consulta:

Lyme Disease. KidsHealth [Fecha de consulta: 01/04/2019]

Comparte