Enfermedad celíaca en niños: síntomas, diagnóstico y tratamiento

25/01/2022

¿Qué es la enfermedad celíaca?

Es una enfermedad sistémica de todo el organismo, inmunológico, que causa daño en el intestino delgado, en individuos genéticamente predispuestos. Es provocada por la ingestión de gluten, una proteína que se encuentra en algunos alimentos. Se caracteriza por la presencia de una combinación variable de síntomas, marcadores analíticos específicos y afectación de la mucosa intestinal.

¿Cuáles son los síntomas?

Las manifestaciones clínicas son variables, desde pacientes asintomáticos a pacientes con síntomas clásicos. Los más frecuente son los síntomas vómitos, hinchazón o distensión abdominal, aunque también puede provocar síntomas extra intestinales como cansancio, fatiga crónica, anemia, estancamiento en el crecimiento, pérdida de peso, dermatitis herpetiforme, entre otros.

¿Qué es el gluten y dónde se encuentra?

El gluten es una proteína presente en algunos cereales de manera natural y también en algunos derivados de éstos. Ciertos alimentos procesados también pueden contener gluten debido a que la industria alimenticia añade gluten durante el proceso de elaboración. Puede encontrarse también en alimentos que hayan entrado en contacto con otros alimentos que contengan gluten o con una superficie contaminada con gluten, lo que se denomina contaminación cruzada.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad celíaca?

El diagnóstico se tiene que realizar siempre tras una valoración médica minuciosa por parte de un especialista en gastroenterología. En el diagnóstico es importante valorar los síntomas, los marcadores serológicos específicos para la enfermedad celíaca (anticuerpos en sangre anti-transglutaminasa, anti-endomisio), la genética y la biopsia intestinal.

Es esencial mantener el gluten en la alimentación y no retirarlo de la dieta hasta disponer de un diagnóstico definitivo, a no ser que tu especialista te indique lo contrario.

¿Qué tratamiento debo seguir una vez diagnosticado?

El tratamiento consiste en retirar el gluten de la dieta de por vida, ya que la ingesta de pequeñas cantidades de manera continuada puede causar trastornos importantes. El incumplimiento de la dieta sin gluten puede comportar persistencia de síntomas a corto plazo y múltiples complicaciones a largo plazo.

Así pues, deberemos eliminar aquellos alimentos que contengan o sean susceptibles de contener gluten y llevar a cabo medidas higiénicas adecuadas para evitar la contaminación cruzada.

Alimentación

Dependiendo del alimento que se trate deberéis llevar a cabo diferentes medidas de seguridad.

Si se trata de un alimento natural:

Los alimentos que por naturaleza son libres de gluten son frutas, verduras, hortalizas, tubérculos (patata, yuca, boniato), legumbres, carnes, pescados, huevos, leche, frutos secos, semillas y aceites. Estos alimentos se pueden consumir sin necesidad de que tengan una mención especial “sin gluten”. 

  • La carne comprada en carnicería o charcutería. Puede estar contaminada, por lo que debes asegurarte de que no se ha manipulado juntamente con otros alimentos con gluten.
  • El pollo a l’ast. Puede estar contaminado con gluten debido a los productos utilizados para condimentarlo. Asegúrate de que las especias utilizadas y, en caso de haberse condimentado con cerveza, son libres de gluten.
  • Los frutos secos y semillas. Se deben comprar naturales y envasados, nunca a granel.
  • Las legumbres. Deben comprarse envasadas, nunca a granel.
  • Las lentejas envasadas. Pueden estar contaminadas de gluten. Asegúrate de que sean libres de gluten.

En el caso de los cereales debemos diferenciar entre aquellos que contienen gluten y aquellos que son libres de gluten por naturaleza.

Cereales que tienen gluten:

    • Trigo
    • Centeno
    • Cebada
    • Espelta/escanda
    • Kamut
    • Avena*
    • Triticale (híbrido de trigo y centeno)
    • Trithordeum (híbrido de trigo y cebada)

    Cereales que NO tienen gluten:

    • Arroz
    • Maíz
    • Quinoa
    • Mijo
    • Amaranto
    • Trigo sarraceno
    • Sorgo
    • Teff

    *Las avenas de variedades certificadas (identificadas como “sin gluten”) garantizan la ausencia de gluten y, por lo tanto, son aptas para el consumo.

    • No es necesario que estos cereales estén identificados con símbolos “sin gluten”.
    • Los productos elaborados a partir de ellos (harinas, pastas, etc.), siempre deben estar identificados con el símbolo “sin gluten” para poder ser consumidos, ya que pueden haber sufrido contaminación cruzada.
    • En caso de tratarse de maíz para hacer palomitas os tendréis que asegurar de que su etiquetado tiene la mención “sin gluten”.
    • Deben estar envasados porque los que se venden a granel pueden estar contaminados.

    Si se trata de un alimento envasado (procesado):

    No todos los alimentos envasados tienen riesgo de contener gluten, como es el caso del yogur natural griego, pero otros, como los yogures de sabores, sí pueden contenerlo.

    En aquellos alimentos susceptibles de contener gluten, deberemos revisar el etiquetado buscando algunas de las declaraciones siguientes:

    Declaración “sin gluten” Cualquier icono/símbolo que mencione “sin gluten”, es válido. No importa el formato, ya que por ahora no es obligatorio mencionarlo con un símbolo o logotipo específico.
    Símbolo internacional de la barra
    espigada
    Símbolo “apte per a celíacs”

    Para conocer cuáles son estos alimentos, l’Associació Celíacs de Catalunya elabora cada cierto tiempo listas o guías dirigidas a tal fin, disponibles a través de su página web.

    Si se trata de un alimento especial, sin gluten:

    Estos alimentos son aptos para el consumo, debiendo contener siempre la mención “sin gluten”.

    Otros productos susceptibles de contener gluten:

    • Medicamentos, complementos alimenticios, complementos de vitaminas y minerales, preparados de herboristería.
    • Pintalabios, pasta de dientes, maquillaje, laca de uñas, crema de manos o corporal, etc.
    • Material escolar como lápices, ceras, tizas, pinturas faciales, plastilina, etc.

    Medidas higiénicas en casa

    • Sustituir el paño de cocina para secar las manos y los utensilios por papel de un solo uso.
    • No utilizar materiales porosos como utensilios de madera.
    • Las elaboraciones sin gluten deben prepararse antes que las del resto de la familia.
    • Elaborar los alimentos sin gluten sobre superficies limpias (mediante agua y jabón) y con las manos recién lavadas.
    • No reutilizar el aceite, el agua de cocción ni los caldos cuando se han elaborado en ellos productos con gluten.
    • Los alimentos sin gluten y los alimentos con gluten se deberán almacenar por separado, tanto en armarios, como en neveras y congeladores. Deben quedar identificados mediante etiquetas. En caso de que el espacio se deba compartir con productos con gluten, los productos sin gluten se colocarán en el estante superior.
    • Una vez abierto el envase se recomienda hacer un traspaso a un recipiente hermético e identificar el producto.
    • Las harinas y el pan rallado deberán estar almacenados en recipientes herméticos y deberán almacenarse aislados.
    • Utilizar salero de mesa para aderezar los alimentos y evitar contaminación cruzada.
    • Los productos de untar (mantequillas, mermeladas, etc) deben ser de uso exclusivo o en monodosis.
    • La tostadora, sandwichera o máquina de hacer pasta son utensilios de uso exclusivo, por tanto no se podrán compartir para la elaboración de alimentos con y sin gluten, aunque se limpien previamente.
    • El horno o microondas no se puede compartir para la elaboración de alimentos con y sin gluten de manera simultánea y siempre deberá limpiarse (con agua y jabón) previamente antes de la elaboración de preparaciones sin gluten.
    • Las panificadoras son de uso exclusivo. Se requiere disponer de una panificadora específica para la elaboración de panes sin gluten.

    Recomendaciones generales

    • No comprar productos a granel.
    • Los buffets libres o autoservicios no son aptos para las personas celíacas.
    • Cuando se decida comer fuera de casa, asegúrate de que el establecimiento conoce las medidas higiénicas para evitar contaminación cruzada, y que las lleva a cabo desde la elaboración hasta el servicio del plato. Existen establecimientos acreditados que ofrecen servicio sin gluten, avalados por el rigor de sus procesos de elaboración y concienciación del personal.
    • Cuando se adquiere un producto artesanal sin gluten (por ejemplo, pan) hay que asegurarse de que los obradores que lo venden han tenido en cuenta los procedimientos que aseguran la ausencia de contaminación cruzada, y no únicamente el uso de productos sin gluten para su elaboración.
    • Recuerda informar a tu médico y/o farmacéutico sobre tu situación y lee los prospectos de los fármacos recetados previamente.
    • Lee detenidamente las etiquetas de los alimentos manufacturados y verifica la presencia del símbolo “sin gluten” en aquellos productos en los que sea necesario.
    • Evita la contaminación cruzada durante la manipulación y/o elaboración de alimentos.
    • Realiza una dieta variada y equilibrada según las recomendaciones de la dieta mediterránea, potenciando el consumo de alimentos libres de gluten por naturaleza.
    • Las asociaciones de pacientes celíacos disponen de información dirigida a mejorar la calidad de vida del paciente.