Ecoansiedad, la preocupación excesiva de los jóvenes y niños ante el cambio climático

11/05/2023

La conocida frase de la activista juvenil, Gretta Thunberg: “Quiero que entren en pánico. Quiero que sientan el miedo que yo siento todos los días”, es el reflejo de lo que en la actualidad muchos niños y jóvenes sienten a causa de la incertidumbre que sienten por su futuro.

¿Qué es la ecoansiedad?

Según la Academia Americana de Psicología (APA), la ecoansiedad es el temor crónico a sufrir un cataclismo ambiental que se produce al observar el impacto del cambio climático sobre la Tierra y la preocupación asociada por el futuro de uno mismo y las próximas generaciones.

Algunos de los síntomas más comunes son: estrés, preocupación excesiva, sensación de ahogo y de angustia, alteraciones en el sueño, pensamientos recurrentes derivados de las consecuencias irrevocables del cambio climático.

Los efectos del cambio climático

Los niños y adolescentes son los más afectados por la ecoansiedad y se prevé que el número de personas que la padecen irá aumentando en los próximos años ya que esta franja de edad nace más concienciada y con más información sobre los efectos del cambio climático que las generaciones pasadas.

Los efectos del cambio climático repercuten tanto sobre la Tierra como sobre la salud física, mental y comunitaria.

Las consecuencias del cambio climático en la salud

A nivel de salud física podemos encontrar:

  • Cambios en el estado físico y nivel de actividad
  • Aumento de dificultades cardiovasculares y respiratorias por las olas de calor
  • Aumento de los fenómenos alérgenos
  • Exposición mayor a enfermedades por la contaminación del agua

El impacto en la salud mental genera un:

  • Aumento del estrés, ecoansiedad y solastalgia produciendo un incremento de las enfermedades graves como la depresión.
  • Aumento de la tensión en las relaciones sociales como consecuencia de los problemas ambientales y los diferentes puntos de vista desde los que se abordan.
  • Aumento del abuso de substancias
  • Aumento de las consecuencias producidas por los traumas ambientales

¿Cómo nos afecta emocionalmente?

No solo la ecoansiedad, sino que también la solastalgia tiene efectos negativos en los más jóvenes. La afectación será más o menos grave en función de diferentes factores personales:

  • El nivel de sensibilidad hacia aspectos medioambientales
  • El nivel de sensibilidad hacia el bienestar que proporciona la naturaleza
  • La sensibilidad hacia la concienciación ecológica

La sensibilidad está más presente en los jóvenes y adolescentes al crecer educados en la preocupación del cambio climático y que son los que van a sufrir sus consecuencias. Generándoles emociones y sentimientos pesimistas sobre su futuro que les hacen plantearse cuestiones vitales (pensamientos catastróficos). Esos pensamientos conllevan un estado de ánimo bajo, impotencia, rabia, ira, pánico, culpa, indefensión, etc. en los más jóvenes y la aparición de la ecoansiedad por no poder hacer nada para remediarlo.

Si además esta incertidumbre por el futuro se junta con una experiencia directa con un desastre natural (inundaciones, incendios, etc.) puede provocar en los niños estrés postraumático e incluir síntomas de pánico, pesadillas, fobias….

La activista Gretta Thunberg da voz a los jóvenes al apelar a los líderes la necesidad de tomar medidas urgentes sobre la crisis climática y medioambiental.

 

Para más información, consulta el 13º Informe FAROS «El ambiente y su impacto en la salud maternoinfantil: ¿a qué nos enfrentamos?».