• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Drogas: los padres y madres también influyen en la educación de los amigos de sus hijos

06/11/2012

Según un estudio, una educación estricta en casa puede ayudar a los amigos de los adolescentes a reducir el consumo de alcohol, tabaco y drogas.
Un nuevo estudio publicado en la revista Archives of Pediatric and Adolescent Medicine sugiere que las madres que son estrictas con sus hijos adolescentes influyen en la conducta de los amigos de estos .

Holly Shakya, investigadora postdoctoral del Proyecto de Redes Sociales de la Gates Foundation en la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego y líder del estudio, detalla que una educación estricta (un estilo que equilibra la calidez y la comunicación con un control y supervisión adecuados) se asocia a un menor abuso de sustancias por parte de los hijos, pero también de sus amigos.

El estudio advirtió de diversos datos concluyentes. En comparación con la influencia de las madres menos estrictas, los amigos de los adolescentes que habían recibido una educación estricta tenían menos probabilidades de:

  • Emborracharse (un 40% menos de probabilidades).
  • Padecer un coma etílico (un 38% menos).
  • Fumar tabaco (un 39% menos).
  • Fumar marihuana (un 43% menos).

También se advirtió que parte del efecto de una buena educación podría propagarse a través de las redes sociales de los adolescentes. Según Shakya, las conductas de los padres afectan a los hijos, y ese efecto se propaga a los amigos de estos . El estudio concluye, así, que los buenos padres podrían ayudar tanto a sus propios hijos como a los amigos de estos, y que por lo tanto, los beneficios de las intervenciones educativas podrían multiplicarse a través de la comunidad, más allá del padre y el hijo.

En este sentido, los padres deberían seguir este modelo de educación ya que, según los investigadores, en primer lugar, parece que los beneficios para sus hijos son mayores a largo plazo, y en segundo lugar, porque aunque los padres sientan que no influyen sobre sus hijos, realmente lo hacen, tanto que incluso llegan a repercutir en los amigos de sus hijos.

Además, respecto al abuso de sustancias, parece que los adolescentes se dejan influir por otras personas además de por sus padres y familiares. Por ello, las prácticas educativas que lleven a cabo los padres de los amigos de nuestros hijos también influyen y tienen que ver con el comportamiento respecto al consumo de sustancias que finalmente tenga nuestro hijo.

Fuente: MedinePlus

Comparte