• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

El desarrollo de tu hijo: cuatro meses

09/08/2018
Con cuatro meses de vida, tu bebé está aprendiendo a interactuar de una forma cada vez más activa con el mundo que le rodea. Habla siempre con el médico de tu hijo si hay algo que te preocupa sobre su desarrollo.
 
Los médicos se basan en los hitos evolutivos para saber si un bebé se está desarrollando según lo que cabe esperar. Hay una gran variabilidad en lo que se considera normal. Por eso, hay bebés que adquieren habilidades antes, y otros que lo hacen después. Los bebés prematuros alcanzan los hitos evolutivos más tarde.
 
He aquí algunas de las cosas que puede estar haciendo tu hijo:

Habilidades comunicativas y lingüísticas

  • Balbucea de forma expresiva para atraer tu atención o la de su otro progenitor.
  • Sonríe, ríe, grita y hace pedorretas.
  • Empieza a hacer gorgoritos en respuesta a los tuyos.
  • Te mira fijamente a la boca mientras le hablas.
  • Tiene llantos distintos para el hambre, el cansancio y el dolor. 

Movimiento y desarrollo físico

  • Rueda sobre sí mismo, pasando de estar boca a bajo a estar boca arriba.
  • Empieza a alcanzar y a agarrar objetos.
  • Se lleva juguetes a la boca, a menudo agarrándolos con las dos manos a la vez.
  • Tiene un buen control de la cabeza cuando está sentado.
  • Cuando está boca abajo, sostiene la cabeza y levanta el pecho mientras se apoya en los brazos.  

Desarrollo social y emocional

  • Sonríe cuando le ocurre algo agradable, como que le hagan cosquillas en la tripa y ante las muestras de cariño.
  • Inicia interacciones sociales con gorgoritos o balbuceos.
  • Se tranquiliza a sí mismo, como succionando su puño cuando tiene hambre.
  • Se emociona y se activa cuando se le acerca un cuidador. 

Habilidades cognitivas (pensar y aprender)

  • Se deja distraer con facilidad por el mundo que le rodea.
  • Empieza a predecir las rutinas (por ejemplo, deja de llorar cuando lo colocan en la postura de mamar o de tomar el biberón, o flexiona las caderas cuando anticipa que le van a cambiar el pañal).
  • Repite conductas que producen un efecto deseado, como golpear un juguete para que se mueva.
  • Se agarra y se examina las manos.
  • Explora sus juguetes agarrándolos, llevándoselos a la boca y observándolos.  
En calidad de madre o de padre, eres el mejor observador de tu bebé. Comparte con el médico de tu hijo lo que te preocupe, por pequeño que sea. Infórmale siempre si tu bebé:
  • Aunque solía balbucear, deja de hacerlo súbitamente.
  • No sostiene ni controla bien la cabeza cuando lo llevan en brazos correctamente.
  • No se entera cuando entra gente en la habitación.
  • No golpea juguetes cercanos.
  • No responde a las voces ni a otros sonidos agradables.
  • Si percibes que tu bebé ha perdido habilidades que antes tenía o da muestras de debilidad en un lado del cuerpo, informa a su médico.
Acceso a la fuente de consulta: 
Your Child's Development: 4 Months. KidsHealth. [Fecha de consulta: 18/06/2018]

Comparte