• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¿Cuándo hay que empezar a cuidar y a limpiar los dientes de los niños?

26/04/2013

Debes comenzar a limpiar la boca del bebé pocos días después de nacer, con una gasa o una toallita. Tan pronto como le salgan los dientes, alrededor de los 6 meses, pueden aparecer las caries. Cepíllaselos tú hasta los 3 años e incúlcale buenos hábitos.

Desde el momento en que empiezan a despuntar, alrededor del medio año, los dientes de los más pequeños también corren el riesgo de padecer la “caries del biberón”, que incluso puede ser grave. Para prevenir este y otros problemas, procura que la higiene bucal de tu hijo sea adecuada desde una edad temprana:

  • Desde bebé, límpiale las encías con una gasa o una toallita limpia y húmeda.
  • En el momento en que le salgan los dientes, cepíllaselos suavemente con agua y un cepillo de dientes infantil. Los cuatro dientes delanteros suelen aparecer a los 6 meses, aunque no te preocupes si tardan: algunos niños no tienen su primer diente hasta los 12 o 14 meses. La mayoría ya tiene los 20 dientes de leche a los 3 años.
  • Cuando el niño tenga más de 2 años, cepilla sus dientes con dentífrico con flúor . Explícale que debe escupir la pasta. Continúa cepillándoselos hasta que te hayas asegurado que puede hacerlo por él mismo. Si tiene dos dientes que están en contacto, considera el uso de la seda dental.

Durante la época en que le salgan los dientes, algunos niños están nerviosos, no duermen, se irritan, e incluso pueden perder el apetito y babear más de lo habitual. Si presentase fiebre o diarrea o sigue estando malhumorado e incómodo, hay que consultar al médico.

¿Cuándo hay que llevar al niño por primera vez a la consulta del dentista?

En el momento en que le salga su primer diente, debes pedir cita al dentista. Es recomendable programar la visita durante los seis meses después de su aparición y, como muy tarde, cuando el niño haya cumplido un año. No esperes nunca a una situación de emergencia. Ten en cuenta estos consejos:

  • Concierta la cita por la mañana. Los niños suelen estar más descansados y cooperativos.
  • No muestres ansiedad o preocupación. Tu hijo puede dejarse influir por las emociones de los padres o las personas que les cuidan, así que hay que ser positivo.
  • No hay que usar nunca una visita al dentista como castigo o amenaza.

En esta primera visita, el dentista examina la boca del niño, comprueba su crecimiento y desarrollo, busca posibles lesiones orales, caries u otros problemas, evalúa el uso de chupetes o el hábito de chuparse los dedos y, si existen anomalías en la posición de los dientes, informa de los tratamientos más adecuados. Se aconseja pasar una revisión todos los años .

En odontopediatría, la rama de la odontología encargada de tratar a los niños, los problemas más usuales en las consultas son:

  • Las caries: es un proceso destructivo (agujero) en dientes y muelas que produce dolor e inflamación. Se produce cuando los alimentos azucarados entran en contacto con las bacterias de la boca (placa dental) y el ácido que producen ataca al esmalte del diente.
  • Los traumatismos: es la patología más frecuente en niños de 7 a 11 años. Los dientes de leche suelen moverse y los dientes permanentes suelen fracturarse. Si por un golpe se ha desprendido totalmente el diente, se puede reimplantar si han pasado menos de dos horas. El transporte de la pieza dental al profesional debe ser en la propia boca del niño, en leche o en suero, y no hay que limpiarlo ni cepillarlo, ya que se perdería la posibilidad del implante.  
  • Enfermedades de las encías: comienza con una inflamación de las encías que sangran al cepillarse los dientes o al comer. Puede deberse a una mala técnica de cepillado o bien a la falta del mismo.

¿Cómo enseñarle a lavarse correctamente los dientes?

Intenta crear en el niño el hábito de limpieza. Controla el cepillado por lo menos hasta los 6 años , cuando los dientes de leche empiezan a caerse para dar paso a los dientes permanentes. Hay que lavarse los dientes y encías después de cada comida y siempre antes de acostarse. La técnica de cepillado es fundamental:

  1. Primero se cepillan las superficies que mastican con movimientos de delante hacia atrás (sólo las muelas).
  2. Luego barremos siempre hacia el diente, limpiando encías (la parte rosa) y el diente, con suavidad, pasando varias veces por cada pieza dental.
  3. Seguimos un orden, empezando por un lado de la dentadura y acabando en el otro, tanto arriba como abajo.
  4. Por dentro, los dientes también se deben limpiar igual que por fuera, pero el cepillo no nos cabe de forma horizontal de colmillo a colmillo, por lo que lo ponemos vertical.

Recuerda que los niños deben usar un cepillo de cabeza pequeña con cerdas de dureza suave. Cuando los filamentos se despeinen, hay que sustituirlo por uno nuevo para que no les dañe las encías.

Referencias bibliográficas

Tu sonrisa es única. ¡Cuida tus dientes! Información a las familias. Consejería de Educación y Consejería de Salud de la Junta de Andalucía [acceso: 25 de abril de 2013]. Disponible en: http://www.juntadeandalucia.es/...

Odontopediatría. DentalInfo.es [acceso: 25 de abril de 2013]. Disponible en: http://www.dentalinfo.es...

HealthyHabits. MouthHealthly – American Dental Association, 2013 [acceso: 25 de abril de 2013]. http://www.mouthhealthy.org/...

Comparte