• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Crece el consumo de tranquilizantes, sedantes y somníferos entre los adolescentes

09/01/2019

Un estudio llevado a cabo entre la población escolar española durante los años 2004-2014, ha evidenciado que el uso indebido de medicamentos con receta ha aumentado entre los jóvenes y adolescentes.

El estudio, que se ha realizado a partir de 179.114 chicos y chicas encuestados de entre 14-18 años, pone en evidencia que el mal uso de medicamentos como tranquilizantes, sedantes o somníferos, aumentó significativamente desde 2004 hasta 2014. También destaca el hecho de que los valores de consumo fueron siempre mayores en las chicas que en los chicos, y constata que el consumo de alcohol, tabaco y marihuana son factores asociados al uso de este tipo de medicamentos.

Cómo se desarrolló el estudio 

El estudio se realizó en estudiantes de 14 a 18 años de la ESO, bachillerato y ciclos formativos de formación profesional nacionales, tanto en centros públicos como privados.

La encuesta pretendía identificar la situación y las tendencias del consumo de drogas entre los estudiantes de 14 a 18 años, utilizando un cuestionario escrito y anónimo, completado por todos los alumnos durante una clase habitual (45-60 minutos).

El muestreo se realizó por agrupación, en dos etapas: primero, centros educativos seleccionados aleatoriamente (unidades de primera fase) y después clases (unidades de segunda fase). Los resultados se ponderaron según la región autónoma, tipo de centro (público o privado), y tipos de estudios (ESO, bachillerato y ciclos formativos).

A la pregunta: "¿Ha tomado una píldora tranquilizante o sedante sin prescripción durante los últimos 30 días?", el cuestionario indicaba que estos fármacos incluían: hipnóticos, Trankimazin, Rohypnol, Tranxilium, Diazepam, Valium, Barbituratos, Lexatin, Orfidal, Noctamid, Benzodiacepinas, Zolpidem, etc: pero no se incluían los siguientes: Valeriana, Passiflora y Dormidina (doxilamina).

Las variables independientes fueron las características sociodemográficas primarias de la población, es decir, edad, sexo, nacionalidad (español o inmigrante), estatus ocupacional parental (parado, empleado o inactivo), y nivel educativo parental (sin educación formal, primaria, secundaria y educación superior).

Para determinar el uso de otras sustancias psicoactivas legales, se preguntó sobre el consumo de alcohol y el tabaquismo durante los últimos 30 días.

Para determinar la co-ingestión de sustancias psicoactivas ilegales, se preguntó sobre el consumo de marihuana durante el mes anterior y sobre el consumo de drogas distintas de la marihuana (LSD, alucinógeno no LSD, anfetaminas, cocaína y heroína) durante los doce meses anteriores. También se utilizaron variables asociadas al riesgo percibido de uso incorrecto de Tranquilizantes, Sedantes y Somníferos (TSS).

En cuanto a la variable relacionada con el riesgo percibido, se pidió a los chicos y chicas dieran su opinión sobre problemas de salud y otros tipos de problemas que podrían derivarse del uso de TSS. Esta variable se clasificó en: algunos / muchos problemas / ninguno; la facilidad con que se podían adquirir las sustancias: imposibles o muy difíciles / fáciles / muy fáciles, y la información que los estudiantes recibían sobre medicamentos en su escuela.

¿Cómo perciben el consumo de drogas los adolescentes?

El riesgo percibido del consumo de drogas está asociado con las tendencias actuales y futuras del consumo, y se debe tener en cuenta en qué momento se informa del consumo de drogas legales e ilegales a los jóvenes. Los estudios ponen de manifiesto que los índices de adicción entre adolescentes se han incrementado debido al bajo riesgo percibido de consumo de drogas; por lo que es necesario identificar los factores que favorecen esta percepción y el consiguiente aumento de las tasas de adicción en los adolescentes.

Por el contrario, el estudio español de Vázquez en alumnos de secundaria de 13 a 18 años muestra que el riesgo percibido asociado con el consumo de drogas ilegales es bastante alto: alrededor del 79% de los encuestados perciben el uso indebido de los tranquilizantes como peligroso o muy peligroso.

El bajo riesgo percibido entre los estudiantes de educación secundaria en España en relación al mal uso de las TSS, hace que sean tres veces más propensos a consumirlos que los adolescentes que perciben el consumo de alto riesgo. Esta circunstancia, junto con la facilidad con que las pastillas de TSS pueden ser obtenidas por adolescentes (el 5,2% informa que las drogas son fáciles o muy fáciles de obtener) agrava el problema. La disponibilidad que se detectó también se refleja en otros estudios, donde el 20,7% de los estudiantes coincidían en que era "fácil" o "bastante fácil" obtener tranquilizantes y sedantes, e incluso informaron que obtenían su primer fármaco de sus padres.

Es importante tener en cuenta que estos fármacos pueden estar disponibles en casa y ser tomados por diferentes miembros de la familia con receta. En consecuencia, el adolescente puede percibir su conducta como socialmente aceptable, ya que encaja con la de los adultos.
 
Sin embargo, debemos tener presente que la disponibilidad de TSS dentro del hogar familiar, incluso con prescripción médica, no garantiza un uso racional o la percepción adecuada de los riesgos que supone su uso. De hecho, un reciente estudio llevado a cabo en determinados países de la Unión Europea demostró que pedir las pastillas a un amigo o familiar era el método más habitual para obtener sedantes.

Conclusiones

Es evidente que, en las últimas décadas, la prescripción de fármacos psicotrópicos se ha incrementado significativamente entre adolescentes y jóvenes. Aunque la prescripción de ansiolíticos es muy eficaz en el tratamiento de los trastornos de ansiedad cuando estos fármacos se utilizan correctamente, una posible consecuencia del aumento de las tasas de receta puede provocar un aumento del uso indebido y las consecuencias asociadas, debido a una mayor disponibilidad y potencial abuso.

Estudios recientes, como los que se basan en datos de la encuesta epidemiológica nacional sobre alcohol y condiciones afines, proporcionan evidencia de que el uso indebido de medicamentos con receta, como los fármacos psicotrópicos, puede conducir al desarrollo y la recurrencia de condiciones psiquiátricas.

La comprensión del alcance del uso no médico de los tranquilizantes es importante ya que es un indicador de la cultura del consumo que se caracteriza por un deseo libre de la satisfacción personal inmediata, con el peligro añadido de que la población no percibe realmente los riesgos derivados del consumo no médico de estas drogas. En un estudio sobre el uso de calmantes entre adolescentes, hay que tener en cuenta que algunos patrones de comportamiento tienen componentes de experimentación y de presión de los compañeros.

Las investigaciones realizadas en España también revelaron diferencias en los patrones de uso de drogas entre inmigrantes y adolescentes autóctonos. Los adolescentes inmigrantes en el estudio tenían más probabilidades de consumir TSS que los adolescentes autóctonos. La aculturación puede ser un factor de riesgo para los adolescentes, tal como se refleja en varios estudios en los que los jóvenes inmigrantes que están inmersos en los parámetros de su nueva cultura, poco a poco pierden los valores de su cultura doméstica, y consumen ciertas sustancias con más frecuencia.

El uso ilegal de drogas es un factor de riesgo bien documentado para iniciar el mal uso de medicamentos, y también puede ser consecuencia de esta iniciación.

Finalmente, el bajo riesgo percibido de consumo y la fácil disponibilidad están fuertemente asociados con el uso indebido de TSS entre los adolescentes en España.

Los programas educativos para evitar el uso no médico de TSS entre adolescentes, deben incluir información para ellos y sus familias sobre los riesgos asociados a este mal uso.

Acceso a la fuente de consulta:
Trends in the Misuse of Tranquilizers, Sedatives, and Sleeping Pills by Adolescents in Spain, 2004–2014. Journal of Adolescent Health. [Fecha de consulta: 09/01/2019]

Comparte