• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

COVID-19 y niños: ¿cuál es el papel real de los niños en su transmisión?

30/07/2020

La COVID-19 representa probablemente la mayor crisis de salud pública en nuestra memoria viva. Un aspecto sorprendente de esta pandemia es que los niños parece que están infectados por SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, mucho menos frecuentemente que los adultos, y cuando están infectados normalmente tienen síntomas leves. Pero, ¿hasta qué punto son responsables de su transmisión?

Resolver este problema es fundamental para tomar decisiones sobre salud pública, que van desde la manera de reabrir de forma segura las escuelas, las instalaciones de guardería infantil y los campamentos de verano. Hasta la fecha, ha habido poca información fiable para poder ayudar a guiar estas decisiones, pero la revista Pediatrics, publicada por la Academia Americana de Pediatría, acaba de difundir un artículo donde concluye que los niños transmiten la COVID-19 con poca frecuencia y que muchas escuelas, siempre que sigan las pautas de distanciamiento social apropiadas y tengan en cuenta las tasas de transmisión en su comunidad, pueden y deben reabrir en otoño.

Sin embargo, la pregunta principal no queda contestada: ¿hasta qué punto son los niños responsables de transmitir SARS-CoV-2? En este artículo, Klara M. Posfay-Barbe, miembro de la Facultad de la Escuela de Medicina de la Universidad de Ginebra (Suiza) y sus colegas informan sobre la dinámica de la COVID-19 estudiando a familias de 39 niños suizos infectados por COVID-19.

Los datos del estudio

El seguimiento de los contactos reveló que sólo en tres casos, (el 8%), se podía afirmar que un niño era sospechoso de ser el caso inicial, con síntomas anteriores a la enfermedad de los contactos adultos del hogar.

En un estudio reciente llevado a cabo en China, se demostró que los 68 niños con COVID-19 ingresados ​​en el Hospital de Mujeres y Niños de Qingdao del 20 de enero al 27 de febrero de 2020, el 96% eran contactos domésticos de adultos previamente infectados.

En otro estudio con niños chinos, nueve de cada diez ingresados ​​en varios hospitales provinciales fuera de Wuhan contrajeron COVID-19 de un adulto, con sólo una posible transmisión de niño a niño, según el momento del inicio de la enfermedad .

Igualmente, en un estudio francés, un niño con COVID-19 expuso a más de 80 compañeros de clase en tres escuelas y ninguno la contrajo.

En un estudio en Nueva Gales del Sur (Australia) nueve estudiantes y nueve empleados infectados de 15 escuelas expusieron un total de 735 estudiantes y 128 miembros de personal a la COVID-19. Sólo se produjeron dos infecciones secundarias, una de ellas transmitida por un adulto a un niño, y el otro estudiante estaba potencialmente infectado mediante exposición a dos compañeros de escuela con COVID-19.

Los niños no son responsables de la transmisión de la pandemia

"Los datos son sorprendentes", reconoce el doctor Raszka, "la conclusión clave es que los niños no están extendiendo la pandemia." Después de seis meses, tenemos una gran cantidad de datos acumulados que muestran que los niños tienen menos probabilidades de infectar y parecen menos infecciosos, y es la congregación de adultos que no siguen los protocolos de seguridad que son responsables de conducir la curva ascendente ".

No está claro por qué las transmisiones documentadas son tan poco frecuentes. Quizás el hecho de que los niños infectados con SARS-CoV-2 son frecuentemente asintomáticos, pueden tener tos más débil y menos frecuente, liberando menos partículas infecciosas al medio que les rodea.

¿Es recomendable abrir las escuelas?

Casi seis meses después de la pandemia, acumulando pruebas y experiencia colectiva, sostienen que los niños, especialmente en edad escolar, son conductores mucho menos importantes de la transmisión de SARSCoV-2 que los adultos. Por lo tanto, habrá que tener en cuenta una consideración seria de estrategias que permitan que las escuelas se mantengan abiertas, incluso durante los períodos de propagación de la COVID-19.

Los autores dicen que el distanciamiento social y la adopción generalizada de máscaras es una estrategia mucho mejor para reducir la propagación de enfermedades, y que el cierre de las escuelas añade poco.

El hecho de que las escuelas se hayan reabierto en muchos países de Europa occidental y en Japón sin ver un aumento en las transmisiones de la comunidad confirma la precisión de la modelización.

La reapertura de las escuelas de manera segura este otoño es importante para el desarrollo de los niños, dicen los autores.

"Al hacerlo, podríamos minimizar los costes sociales, de desarrollo y de salud adversos potencialmente profundos que nuestros hijos seguirán sufriendo hasta que se pueda desarrollar y distribuir un tratamiento o vacuna eficaz, o si no, hasta que alcanzamos la inmunidad co lectiva ", añaden los expertos.

Acceso al documento de consulta:

COVID-19 Transmission and Children: The Child is Not to Blame. Pediatrics. Academia Americana de Pediatría. [Fecha de consulta: 30/07/2020]

Comparte