• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¿Es conveniente dar una paga semanal o mensual a los niños?

01/06/2012

Ante la decisión de si dar una paga semanal o mensual a nuestro hijo, primero debemos tener claro que se trata de un acto voluntario, y que debe ir en consonancia con los valores que le queremos transmitir en relación al dinero.

Algunas de las preguntas que pueden venirnos a la cabeza son si debemos darles una paga, a partir de qué edad, cuánto tenemos que darles, si debe ser una cantidad fija o no, si debemos fomentar el ahorro, etc.

Algunos de los argumentos a favor de dar una paga a los niños son que, si se gestiona de forma correcta, aprenden a administrar el dinero, a valorar el coste de las compras y a ahorrar.

Es probable que estas preguntas no tengan respuestas concretas. Son, en todo caso, cuestiones importantes que debemos analizar en el momento de proponer cualquier sistema de pago a los hijos.

En general, podemos afirmar que darles una paga es aconsejable si queremos enseñar a nuestros hijos a administrar, a ser responsables y a ahorrar. Además, una buena educación en relación a la administración del dinero influirá en su comportamiento y en el desarrollo de valores como la generosidad, la avaricia, el egoísmo, etc. Las pagas semanales o mensuales permitirán al niño cometer errores y aprender de ellos, sin arriesgar demasiado. Por ejemplo, si no puede comprarse el nuevo libro de la serie que más le gusta porque se gastó toda la semanada en un juguete, es probable que la próxima vez planee mejor cómo y en qué gastarse el dinero.

Si enseñamos a nuestros hijos a ser responsables con el dinero, les ahorraremos muchos dolores de cabeza cuando sean mayores.

¿A qué edad debemos empezar a darles una paga?

La edad inicial para empezar a dar la paga dependerá de la madurez de nuestro hijo y del estilo educativo que queramos inculcarle. Es común empezar entre los 6 y los 8 años; a esta edad ya saben sumar y restar, conocen el valor del dinero y de ciertas cantidades, y comienzan a hacer, acompañados, sus primeras compras (caramelos, cuentos, etc.).

Es muy importante que nuestro hijo entienda la diferencia entre lo que es un capricho y lo que es realmente necesario, y lo que significa que un producto sea caro o barato. Por ello, deberemos mostrarles la relatividad de estos conceptos. Por ejemplo, una entrada para el cine a 3€ puede considerarse barata, mientras que un chicle por 3€ es caro.

¿Cuánto les debemos dar?

Si les damos una cantidad elevada que cubra fácilmente todos sus caprichos y deseos, difícilmente aprenderá el valor del esfuerzo y de la capacidad de administrar el dinero. Para decidir qué cantidad de paga es la ideal para nuestro hijo, primero debemos considerar nuestros propios recursos financieros, cuál es el coste de la vida en nuestra región, y la cantidad con la que nos sentimos más cómodos. Según la Fundación Salud Infantil, la paga semanal en España para niños de entre 6 y 14 años era de unos 3€ en el año 2000, mientras que en el resto de Europa era de 3,4€.

¿Debe ser una paga semanal o mensual?

Cuando son pequeños, la paga puede ser semanal y, más adelante, pasar a ser quincenal o mensual. Así aprenderán progresivamente a ganar responsabilidad en la gestión de su dinero. Del mismo modo en que no debemos dejarles sin paga, ya que podrían intentar conseguir dinero mediante métodos inadecuados, tampoco debemos ofrecerles más dinero a mediados de semana o de mes si ya se les ha acabado.

No en vano, si nos piden una cantidad extra, podemos requerir una tarea para que la consigan. En ningún caso se recomienda sustituir responsabilidad por dinero. Es decir, la paga no debe depender de que los niños hayan hecho los deberes, ordenado la habitación o sacado buenas notas. Estas son tareas que deben realizar independientemente de la paga, y por lo tanto, el desempeño de estas obligaciones no debe ir relacionado con un aumento de dinero.

¿Cómo actuar si sabemos que se gastan el dinero en productos poco apropiados?

Si nuestro hijo quiere usar el dinero para comprar chucherías constantemente, o juguetes poco apropiados, en lugar de hacer una lista de artículos prohibidos, es preferible establecer unas normas generales de conducta.

Los padres deben predicar con el ejemplo

No hay que olvidar que lo niños aprenden lo que ven en casa, y por lo tanto, es fundamental dar un buen ejemplo; si nuestros hijos perciben que derrochamos el dinero, seguramente acabarán haciendo lo mismo, y será cada vez más difícil que utilicen la paga de forma razonable.

A modo de resumen cabe recordar:

  1. Ajustar el importe a la edad y al nivel de maduración del niño, y a la situación económica familiar y de la región.
  2. No incluir los gastos básicos (como la ropa o el material escolar) en la paga.
  3. Fijar una cantidad superior a la de los gastos “corrientes” para facilitar (e incentivar) el ahorro. 
  4. Establecer una paga periódica no sujeta al cumplimiento de ciertas obligaciones, como ordenar la habitación o sacar buenas notas.
  5. Ceñirse a lo pactado, aunque se hayan gastado el dinero antes de acabar la semana o el mes.
  6. Evitar cantidades excesivas aunque la situación familiar lo permita. Así se potencia que el hijo tenga y perciba unos límites.
  7. Asesorar y orientar al niño para que haga un buen uso de la paga.

Comparte