• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

La contaminación puede generar problemas psicológicos en los niños

15/11/2019

La contaminación del aire puede estar relacionada con el aumento de trastornos de salud mental en los niños, como la ansiedad y la depresión.

Esto lo que se acaba de descubrir a raíz de la investigación que se ha publicado en la revista Environmental Health Perspectives y que han realizado investigadores de la Universidad de Cincinnati conjuntamente con el Hospital Infantil de Cincinnati (EEUU). 

El estudio, que se ha llevado a cabo durante los últimos cinco años, ha tenido como principal conclusión la evidencia de que la exposición a la alta contaminación ha desembocado en un aumento de las visitas a los centros de urgencias psiquiátricas infantiles.

Cómo se llevó a cabo el estudio

El estudio analizó la relación entre las visitas psiquiátricas de niños y el aumento de partículas en suspensión, de menos de 2,5 micras (PM2.5), en las zonas donde estos vivían. Estas partículas pueden alojarse en los pulmones y pasar a otros órganos o en el torrente sanguíneo; y causan irritación e inflamación, pudiendo conducir a problemas respiratorios, mientras que la exposición a largo plazo puede incluso provocar cáncer y ataques cardíacos.

Según esta investigación, cada vez que había aumentos de PM2.5 en determinadas áreas residenciales, en los días siguientes se producían más visitas psiquiátricas de niños y niñas que vivían en estas zonas.

Qué son los PM2.5 y su relación con casos de ansiedad o esquizofrenia

Las partículas respirables presentes en la atmósfera de nuestras ciudades en forma sólida o líquida (polvo, ceniza, hollín, partículas metálicas, cemento y polen entre otros) se pueden dividir según su volumen en dos grupos principales: inferiores a 10 micrómetros (PM10) o la fracción respirable más pequeña (PM2.5).

El estudio constató que cuando se producía un pico de contaminación, las visitas normalmente estaban relacionadas con la esquizofrenia, mientras que en los días posteriores (uno o dos días después) pertenecían a trastornos de adaptación y pensamientos suicidas.

Más afectación en las zonas pobres

La investigación también descubrió que los niños que habitaban zonas de clase económica más baja eran más vulnerables a los efectos psiquiátricos de los picos de contaminación, sufriendo principalmente trastornos de ansiedad y pensamientos suicidas.

«El hecho de que los niños que vivían en la pobreza experimentaran mayores efectos negativos de la contaminación atmosférica también demostró que, tanto las condiciones contaminantes como el ambiente, se combinan para aumentar la gravedad y la frecuencia de los síntomas psiquiátricos», indicó Cole Brokamp, uno de los autores.

Niños contaminados, adolescentes con problemas mentales

Otro elemento importante a destacar es la relación entre la exposición a elementos contaminantes durante la infancia y su contribución a la aparición de problemas de salud mental durante la adolescencia.

«Colectivamente, estos estudios contribuyen a evidenciar que la exposición a la contaminación del aire durante la edad más temprana y la infancia puede contribuir a la depresión, la ansiedad y otros problemas de salud mental en la adolescencia», señaló Patrick Ryan, otro de los autores del estudio, que reconoció que todavía es necesaria más investigación en este campo.

Acceso a la fuente de consulta:

Pediatric Psychiatric Emergency Department Utilization and Fine Particulate Matter: A Case-Crossover Study. Environmental Health Perspectives [Fecha de consulta: 15/11/2019]

Comparte