• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

El consumo de tabaco entre los adolescentes disminuye en un 50%

18/03/2014

El tabaco es la causa evitable de muerte más común en los países desarrollados. Su consumo empieza, en la mayoría de casos, durante la adolescencia. Aunque en los últimos años se ha observado que cada vez menos jóvenes empiezan a fumar, no debemos bajar la guardia.

El tabaco es una droga altamente adictiva. Su aceptación y normalización social la hace aún más peligrosa, especialmente durante la adolescencia. En efecto, se calcula que, en la mayoría de casos, su consumo empieza entre los doce y trece años, cuando aún no se valoran los riesgos para la salud ni el nivel de adicción que implica.

Las consecuencias del tabaco se advierten a largo plazo, en general, tras 30 años de consumo. Los cigarrillos pueden provocar enfermedades cardiovasculares, respiratorias, tumorales, etc. Por ello, evitar que los jóvenes empiecen a fumar es prioritario. Precisamente, en las últimas décadas, el consumo de tabaco ha tenido tendencia a disminuir entre los adolescentes de los países occidentales.

Causas del descenso del consumo de tabaco entre adolescentes

Hay diferentes causas que podrían explicar este descenso. En parte, uno de los motivos podría ser el endurecimiento de las leyes contra el tabaco que los gobiernos de la Unión Europea han ido aprobando en los últimos años, que entre otras cosas han limitado los espacios para fumar y el acceso del tabaco a los menores de edad.

Un estudio reciente ha analizado la evolución y tendencia del consumo de tabaco entre los jóvenes en los últimos 20 años, comparando datos obtenidos entre 1987 y 2008.

Efectivamente, los resultados muestran que cada vez menos adolescentes empiezan a fumar. Considerando los últimos 21 años (1987-2008), el número de jóvenes de 13 y 14 años que consumen cigarrillos regularmente se ha reducido a la mitad: en los chicos, ha pasado del 12,6 % al 6,1 % y, en las chicas, del 12,6 % al 4,5 %. De esta manera, también se observa una disminución muy notable del tabaquismo femenino, que había sido mayoritario en los últimos años. Sin embargo, en cursos más avanzados (a partir de los 15 años), las chicas aún tienen más el hábito de fumar que los chicos.

Entre 1996 y 2008, en una franja de edad más elevada, entre los 15 y 16 años, se produjo una disminución media anual de fumadores del 6,4 % (6,8 % en el caso de las chicas y 6,1 % en el de los chicos), dejando patente la tendencia a la baja del tabaquismo juvenil.

El estudio, además, ha analizado los factores asociados al consumo regular de cigarrillos: un bajo rendimiento escolar, haberse emborrachado alguna vez y tener amigos fumadores son las características más habituales de los jóvenes que fuman regularmente.

Entre estos factores, también destaca la frecuente asociación entre el consumo de tabaco y el de cannabis, uno de los hallazgos más relevantes del estudio. Así, por ejemplo, el 60 % de los que se declaran fumadores admite que consume cannabis con una cierta regularidad. Las cifras más alarmantes en ese sentido se han detectado entre las fumadoras de 15 y 16 años ya que hasta un 80 % admite consumir cannabis habitualmente.

Referencias bibliográficas:

Consumo de tabaco de los adolescentes en Barcelona y tendencias a lo largo de 20 años. Gaceta Sanitaria, 2013

Comparte