Comportamiento sexual en niños/as: qué es normal y qué no

21/11/2022
Los padres hablan con sus hijos e hijas de muchas cosas, pero a menudo olvidan hablar de la curiosidad sexual y cómo la van resolviendo en las diferentes edades.

Ya de pequeños los niños y niñas exploran sus cuerpos tocando, picando, estirando o frotando distintas partes, incluidos los genitales. También observan, y a veces tocan, el cuerpo de los demás. Progresivamente se preguntan por la función de estas partes del cuerpo y elaboran sus propias teorías. Es el momento de escuchar lo que saben, lo que imaginan, lo que creen, para así ir dando la información ajustada a su necesidad de saber y a su edad. Desde la escuela también se les transmite información sobre estas partes del cuerpo y sus funciones, pero la escucha de los padres es imprescindible para desarrollar la confianza y favorecer la comunicación.

A menudo, los adultos también tienen dudas sobre qué comportamiento sexual es "normal" y cuáles pueden indicar algún problema, y necesitan orientación.

¿Qué es normal?

En el período preescolar (de 0 a 5 años aproximadamente) se inicia y se va desarrollando la curiosidad sexual:

  • Durante los primeros meses de vida, los seres humanos somos fundamentalmente sensoriales. El desarrollo sexual comienza con la exploración del mundo a través de los sentidos.
  • Los adultos les transmitimos cariño, que genera un buen vínculo, da seguridad y favorece el desarrollo de la autoestima.
  • El niño aprende a transmitir cariño con besos, abrazos y caricias (que no tienen contenido erótico, sino afectivo).
  • Empieza el interés por el propio cuerpo y la curiosidad por el cuerpo de los demás.
  • A medida que observan su entorno, la concepción y el nacimiento les hace plantear "¿Cómo nacemos?, ¿Cómo llegué a tu barriga?"
  • También observan la afectividad entre los adultos y los imitan.
  • Progresivamente van siendo conscientes de las diferencias corporales y de género
Esto implica que pueden tener comportamientos como:
  • Tocar los genitales propios en público o privado.
  • Mirar o tocar los genitales al padre, madre, hermanos...
  • Tocar los pechos a la madre
  • Mostrar los genitales a compañeros.
  • Curiosidad por ver compañeros o adultos desnudos.

La observación en casa o en la escuela de alguna de estas conductas requiere reconducirla para que los niños aprendan a respetar la intimidad propia y la de los demás, tanto en el cuerpo como en los espacios privados.

Favorecer la autonomía de los niños en los hábitos de higiene y autocuidado, y enseñarles cuáles son las partes íntimas del cuerpo que hay que preservar, aclarando que nadie debe tocarlos a ellos ni ellos deben tocar a los demás, es básico para que puedan detectar cuando alguien actúa de forma inadecuada o claramente abusiva. También conviene enseñarles a preguntarse si algunas conductas son o no adecuadas, y comunicarlo a los adultos de confianza.

Comportamientos peculiares

Para los progenitores o tutores debe ser un toque de alerta la observación de conductas que van más allá de la curiosidad infantil habitual, como:
  • Conductas sexuales anómalas (masturbación compulsiva, introducirse objetos en el ano o en la vagina...)
  • Pedir acciones sexuales al adulto como si fueran normales
  • Uso de expresiones con lenguaje sexual explícito, no propio de la edad
  • Contenido sexual en el juego con juguetes
  • Revelación de abuso

Cualquiera de estos comportamientos indica que existe alguna interferencia en el adecuado desarrollo sexual del niño (afectación psicopatológica, abuso sexual o negligencia con exposición a actividades y/o contenidos sexuales no adecuados para la edad). Requiere buscar orientación, consultando a un especialista.

Consejos para los padres

Es conveniente que los padres/madres den información y empiecen a educar a sus hijos sobre seguridad corporal entre los 3 y 5 años, a fin de favorecer habilidades comunicativas y de facilitar protección frente a posibles conductas abusivas.
 
Podemos hacer especial incidencia en tres áreas principales:

 

Conocimientos

  • Enseñad los nombres de las partes íntimas del cuerpo, hablando de genitales, pene, vagina, senos, nalgas, etc. No nombrar a las partes por su nombre puede dar la idea de que hay algo malo o tabú. Podéis hablar de las partes que quedan cubiertas bajo un traje de baño.
  • Enseñad hábitos de higiene y autocuidado, es necesario que vayan viendo que hay un respeto por las partes íntimas y por eso es bueno favorecer que ellos mismos vayan asumiendo tareas de higiene (bajo vuestra supervisión).
  • Contactos adecuados/inadecuados. Explicad que hay tocamientos buenos con los que la gente muestra que se cuidan y se ayudan mutuamente (abrazarse, cogerse de la mano, cambiar el pañal de un bebé), y tocamientos malos cuando al niño/a no le gustan y quiere que se pare inmediatamente. Tranquilizad a vuestros hijos diciéndoles que la mayoría de los tocamientos que recibirán son buenos, pero que tendrá que decir "NO" ante algunas situaciones y explicaros cualquier tocamiento confuso.

Conductas

  • Intimidad: es necesario enseñar que nadie puede tocar su cuerpo, ni ellos deben tocar el de los demás. Su cuerpo es propio y nadie debe tocarlo de forma inadecuada. También es necesario que en casa vea mucho respeto por la intimidad y mostrar que respetamos cuando alguien lo pide (por ejemplo, si tenéis hijos que quieren cambiarse en intimidad o quieren ir más tapados).
  • Muestras de cariño: Explicad a vuestros hijos/as que tienen derecho a no dar abrazos o besos si no quieren.

Habilidades

  • Favoreced la comunicación con vuestros hijos/as en relación a la curiosidad o conocimientos que tienen sobre sexualidad, es bueno saber cómo los han adquirido y qué piensan.
  • Detectar situaciones anómalas: debemos enseñarles a detectar situaciones anómalas (incluye los contactos inadecuados o tocamientos malos, aquellos que nos hacen sentir que no nos gusta) y saber que deben comunicarlo inmediatamente a un adulto de confianza (familia, escuela...).
  • Favorecer la duda: es normal que en ocasiones duden y no sepan si lo que les ha pasado es correcto o no... hay que enseñarles a plantear estas dudas y normalizar que les ocurra. ¡Cuando tenemos dudas tenemos que preguntar sin miedo!
  • Rechazar propuestas o acciones. Enseñad a decir NO con firmeza, escapar, buscar protección... que confíen en que disponen de herramientas y recursos de autoprotección.
  • Control de la exposición a los medios. Es necesario conocer los sistemas de clasificación de videojuegos, películas y programas de televisión y hacer uso de los controles parentales disponibles. Tened en cuenta que hay un aumento de la búsqueda de información mediante la pornografía y esto puede tener riesgos y consecuencias que deben evitarse.
  • Evitad sexualizar prematuramente a los niños, ya que esto comporta el riesgo de ser más manipulables y por tanto que puedan sufrir una posible situación abusiva.

 

Algunos buenos momentos para hablar con vuestros hijos/as sobre la seguridad personal son durante el baño, la hora de acostarse y antes de cualquier situación nueva. Actualmente disponemos de muchos materiales para poder trabajar esto de forma amena y divertida (cuentos, juegos, vídeos...)

Las preguntas de vuestro/a hijo/a y las respuestas que correspondan dependerán de la edad y la capacidad de entender del niño/a.

Si vuestro/a hijo/a os plantea dudas, curiosidad o os revela una posible situación de abuso sexual, escuchadlo activamente, es muy importante que no se sienta juzgado ni avergonzado y si tenéis dudas consultad con el pediatra o con las unidades especializadas de vuestra zona, pueden ayudaros a distinguir las conductas sexuales apropiadas por la edad y los comportamientos sexuales que no son apropiados o que indican potencialmente un abuso.

Algunos materiales...

Aquí os dejamos ejemplos de cuentos que podéis utilizar (entre muchos que podréis encontrar en librerías y bibliotecas):

Acceso a las fuentes de referencia:

  • Barudy, J. I Dantagnan, M. (2005). Los buenos tratos a la infancia. Parentalidad, apego y resiliencia. Barcelona: Gedisa Editorial. 
  • Cohen, JA i Mannarino, AP (1997). A treatment study for sexually abused preschool children: outcome during a one-year follow-up. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry 36: 1228-1235
  • Generalitat de Catalunya. Dep. salut (2019). Protocol d’actuació davant de maltractaments en la infància i adolescència en l’àmbit de la salut.
  • Noguerol y Fernández (2013). Cómo detectar e intervenir en maltrato y abuso sexual infantil. TEA Ediciones. 
  • National Child Traumatic Stress Network Child Sexual Abuse Committee. (2012). Cuidando a los Niños: Lo que los padres necesitan saber sobre el Abuso Sexual Infantil. Los Angeles, CA & Durham, NC: National Center for Child Traumatic Stress (Trabajo original publicado en 2009).
Àrea de Salut Mental

Àrea de Salut Mental

Agnes Mayoral Castany. Psicóloga de la UFAM (Unitat Funcional d'Abusos a Menors).

Ester Camprodon. Psicóloga pediátrica. Área de Salud Mental.