• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Cómo utilizar la campana de vacío en los casos de pectus excavatum

19/07/2019

El pectus excavatum es una afección donde el esternón (el hueso de donde salen las costillas) se hunde hacia dentro. Ocurre porque las costillas y el esternón crecen anormalmente hacia el interior del cuerpo. 

Una campana de vacío es un dipositivo de goma en forma de campana o de copa que está conectado a una bomba. Se coloca la parte delantera del pecho del niño, y se usa la bomba para succionar aire hacia el exterior. Esto crea una succión, o vacío, que arrastra el pecho hacia delante. Con el paso del tiempo, la pared torácica y el esternón permanecen orientados hacia delante y acaban manteniendo esta nueva orientación por si solos. 

¿Cómo usar una campana de vacío?

  • Coloca una campana sobre el pecho de tu hijo. El centro de la campana debería estar justo encima de la parte más honda del pectus excanatum.
  • Presiona la campana sobre el pecho de tu hijo para que quede bien sellada.
  • Utiliza la bomba portátil para extraer el aire de la campana. Si el médico de tu hijo te indica que bombees hasta que haya una presión determinada, sigue sus instrucciones. En caso contrario, bombea hasta que veas que se adelanta la pared torácica de tu hijo.
  • Retira la bomba portátil y cierra bien el extremo del tubo.
  • Déjele puesta la campana durante la cantidad de tiempo que indique el médico.

Si tu hijo aún no ha cumplido los diez años, deberás ayudarle a usar la campana de vacío o bien colocársela tú. La mayoría de los niños mayores pueden utilizar la campana de vacío solos. 

Al principio, la campana de vacío se debe llevar puesta unos 30 minutos seguidos, dos veces al día. Durante las siguientes cuatro a seis semanas, se podrá ir aumentando lentamente la cantidad de tiempo, hasta un máximo de unas dos horas dos veces al día (o como te indique el médico de tu hijo). La mayoría de los niños necesitan usar una campana de vacío durante un año o más. 

Sigue las indicaciones del médico de tu hijo sobre con qué frecuencia y durante cuánto tiempo seguido debe llevar puesta la campana para obtener los mejores resultados.

Posibles problemas

Algunos niños notan un poco de incomodidad al empezar a usar este tipo de campanas, pero la mayoría de ellos se acostumbra a llevarla. 

La campana de vacío no suele causar problemas, salvo un ligero enrojecimiento o formación de moretones donde se fija en el pecho del niño. Estos suelen desaparecer al cabo de pocas horas. Si te lo recomienda el médico de tu hijo, reduce la intensidad de la succión para que haya menos probabilidades de que se le enrojezca el pecho o le salgan moretones a tu hijo. 

Una cantidad reducida de personas tiene dolor en la espalda o una sensación de quemazón o de hormigueo en los brazos mientras lleva puesta la campana. En estos casos, se debe extraer la campana y probarla de nuevo utilizando una presión más baja al cabo de pocas horas. Si prosiguieran los síntomas después de haber reducido la presión, sería conveniente consultar al médico.

Si tu hijo no quiere ponerse la campana, trata de ser comprensivo con él y proponle incentivos que favorezcan su uso. 

Acceso a la fuente de consulta:

Pectus Excavatum: Vacuum Bell Device. Kidshealth. [Fecha de consulta: 03/05/2019]

Comparte